domingo, 30 de agosto de 2009

Korn - El sinaloense



Fijense como al final hacen la víbora de la mar y todo. Claro que afortunadamente los de Sinaloa no usan esas falditas "pareos" o como sea que se llamen.

Feliz domingo a todos.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Son de Madera - Las orquestas del día


Son de Madera - Orquestas del día

Tengo dudas con los tracks de este disco y el de Raices, cada quien pone uno distinto
hasta no comprar el disco.. no sabré.

No tengo aqui la lista de pistas, dejo el enlace..por la noche la lista, mientras el link

viernes, 21 de agosto de 2009

47 La plegaria musical del mariachi INAH



47 La plegaria musical del mariachi -
Velada de minuetes en la catedral de Guadalajara 1994

El disco La plegaria musical del mariachi tradicional, conformado por una serie de minuetes de la región cora-huichol compilados por el investigador Jesús Jáuregui, quien tiene más de veinte años trabajando en el rescate de la música tradicional, es una de las próximas producciones fonográficas que prepara el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para presentarse al público este año.

La recopilación contiene temas musicales dedicados a acompañar las ceremonias fúnebres, las velaciones de santos patronos y la muerte de los angelitos, con una rítmica animosa o melancólica, de acuerdo a las características del difunto y el momento en que se realiza la ceremonia.

Así lo dio a conocer Benjamín Muratalla, director de la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien detalló que esta nueva grabación, en proceso de elaboración por dicha dependencia, aparecerá dentro de la colección Testimonio Musical de México, con el número 47.

El disco que se encuentra próximo a producirse es resultado del proyecto de investigación denominado "Sistema del mariachi tradicional en Nayarit", que desarrolla Jáuregui en el occidente del país, región en la cual se ha especializado el antropólogo.

"El volumen en preparación tiene el propósito de ampliar el espectro de estudios y mover el diapasón mariachero. Los temas incluidos provienen tanto de las zonas cora y huichol, como de las comunidades mestizas, con lo cual se crea un espectro amplio del panorama musical del género en la región.

"En los últimos 20 años, investigaciones como la realizada por Jáuregui, ha contribuido a que hoy en día esté claramente demostrado que el mariachi es una institución regional, originada en el occidente mexicano y que los documentos más antiguos en los que aparece escrito tal vocablo corresponden a la porción norteña del actual estado de Nayarit".

Consideró que aunque este tipo de música refleja las tradiciones formadas a lo largo de siglos, comercialmente no es atractiva, pero cuenta con un valor legítimo tanto en el ámbito cultural como histórico, por ser una de las manifestaciones más genuinas de las comunidades apartadas de las urbes y que tienen un uso que va desde lo ritual, religioso, y místico, hasta lo festivo e inclusive político.

Testimonio Musical de México, abundó, es una de las series más completas de orden nacional y de gran prestigio en el contexto internacional, no sólo por constar de grabaciones que se realizan con la participación de músicos empíricos de las propias localidades, sino porque además, es respaldada con investigaciones de orden antropológico e histórico a cargo de notables investigadores.

El responsable de la Fonoteca, añadió que además para el presente año se prevé la reedición de los títulos agotados en el mercado, y se tiene proyectada la producción de tres más, uno de los cuales es La plegaria musical del mariachi tradicional, con los que se pretende llegar a la meta de 50 ediciones discográficas.

El director de la Fonoteca, agregó que esta serie discográfica documenta el cambio cultural del país y cumple con la función de preservar la memoria oral de culturas olvidadas por la industria discográfica.

Al señalar que lamentablemente en los medios de comunicación electrónicos, en su mayoría comerciales, no se difunde este tipo de música tradicional, Muratalla refirió que escasamente se llega a escuchar en algunos programas televisivos o radiofónicos y en películas, pero no de manera constante.

"No es del gusto del público en general, porque está acostumbrado a la música comercial", por ello, subrayó la necesidad de revalorar estas manifestaciones musicales que reflejan fielmente la cosmovisión de los pueblos, y que en muchas ocasiones han estado en riesgo de extinguirse.

"Uno de los objetivos de esta serie discográfica, es precisamente preservar esta música, las tradiciones orales, cuentos y leyendas, para dejarlas como testimonios a las generaciones futuras. Es importante conservar lo que fuimos en el pasado porque será la plataforma de lo que seremos en el futuro", dijo Muratalla. (Nota de Prensa del 2006 del CNCA)

Velada de minuetes en la catedral de Guadalajara (1994)
Con la interpretación de: Mariachi de Cocula, Jalisco; Mariachi de Sitakua, Tepic, Nayarit; Mariachi de Apatzingán, Michoacán, y el Mariachi de Jesús María (Chuisete'e), Nayarit.

Repertorio:
Cd1
San Juan, minuete - Mariachi de Cocula
San Miguel, Minuete - Mariachi de Cocula
Mi amor, minuete - Mariachi de Cocula
Minuete 1 - Mariachi de Sitakua
Minuete 2 - Mariachi de Sitakua
Minuete 3 - Mariachi de Sitakua
El Bimbalete, minuete - Mariachi de Cocula
El Camichín, minuete - Mariachi de Cocula
Ecos del Alma, minuete - Mariachi de Cocula
El Gallito, minuete - Mariachi de Sitakua
El Buey, minuete - Mariachi de Sitakua
Minuete 4 - Mariachi de Sitakua
Danza de las indias, minuete - Mariachi de Cocula
Ecos del Alma (bis), minuete - Mariachi de Cocula
Lupita, minuete - Mariachi de Cocula
Los Parabienes - Mariachi de Sitakua
Minuete 5 - Mariachi de Sitakua
Minuete 6 - Mariachi de Sitakua

Cd2
Minuete 1 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 2 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 3 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 1 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 2 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 3 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 4 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 5 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 6 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 4 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 5 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 6 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 7 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 8 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 9 - Mariachi de Apatzingán
Minuete 7 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 8 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 9 - Mariachi de Chuísete'e
Minuete 10 - Mariachi de Apatzingán
Minuete10 - Mariachi de Chuísete'e

Este es un discazo doble, gracias a tochtli por compartir este hermosísimo disco.

La música prehispánica -Arqueología Mexicana

La música prehispánica
Sonidos rituales a lo
largo de la historia
Arnd Adje Both



Aunque en Mesoamérica, la música y los sonidos rituales tenían una gran importancia, su reconstrucción apenas está en proceso. Si bien la historia del mundo sonoro prehispánico aún no está escrita, sabemos que ese mundo estaba muy desarrollado y que en él subyacían conceptos mágico-religiosos.

Los instrumentos musicales evolucionaron a la par que las sociedades mesoamericanas. El cada vez más refinado conocimiento de la cerámica permitió la creación de fascinantes vasijas en las que previamente se había puesto líquido para que, al moverlas y con el paso del viento, sonaran, como este perro con máscara antropomorfa, cuyos silbatos, que están en lugar de sus orejas, sonaban cuando el viento pasaba por ellos. Vasija zoomorfa. Preclásico. Tlatilco, estado de México. MNA.

Foto: Boris de Swan / Raíces


En Mesoamérica florecieron culturas musicales multifacéticas. Tanto los sonidos del ambiente natural como la música instrumental y vocal estaban estrechamente relacionados con los conceptos religiosos. Mientras el origen de los instrumentos musicales tenía raíces mitológicas, el sonido de los instrumentos más sagrados se entendía como la voz de los dioses. Al ser considerados recipientes divinos, los instrumentos fueron tratados con gran respeto, y hasta se les dedicaron templos y altares en donde se les adoraba al lado de estatuas de los dioses de la música y la danza.
La investigación de las culturas musicales prehispánicas en Mesoamérica se basa en el estudio de una gran cantidad de artefactos sonoros y de representaciones en las artes, que manifiestan un empleo ritual de la música y la danza. Las fuentes escritas de la época colonial temprana proporcionan informaciones reveladoras. Además, se realizan comparaciones con la música y las danzas de grupos étnicos contemporáneos, en las cuales aún sobreviven elementos prehispánicos con gran profundidad histórica.
La historia de la música en Mesoamérica
Arcaico (antes de 2500 a.C.). Los orígenes de la música en Mesoamérica se pierden en la oscuridad de la historia. Sin embargo, es probable que con los primeros pobladores del continente llegaran las flautas de hueso que en el Viejo Mundo ya eran conocidas durante el Paleolítico Superior (40000-10000 a.C.). En el grupo de instrumentos musicales prehistóricos manufacturados por los cazadores-recolectores alrededor de 10000 a.C. se encuentran los silbatos de hueso con una perforación, que producen sonidos de animales. La imitación de sonidos naturales constituía un remedio eficaz y era un medio mágico de comunicación. La imitación de sonidos de animales para la cacería mostró que se podía influir en el ambiente natural por medio del sonido. Probablemente, la evocación ritual de la lluvia por medio de sonajas se originó sobre la base de esta observación.
Con la fabricación de instrumentos que producían sonidos no existentes en la naturaleza, se fortaleció la idea de que los sonidos artificiales estaban asociados a ideas religiosas. Entre los primeros instrumentos de Mesoamérica a los que se daba este uso se encuentran los raspadores de hueso, los caparazones de tortuga y los sartales de concha. Es probable que estos instrumentos se utilizaran en actividades rituales, en las cuales los sonidos, el ritmo y el movimiento desempeñaban un papel importante para entrar en contacto con el mundo espiritual.
Preclásico (2500 a.C.-150 d.C.). Gran parte del instrumental musical prehispánico se conformó paralelamente a la construcción de los primeros centros ceremoniales. De manera simultánea al desarrollo de la cerámica, se fabricaron silbatos y flautas con pequeños orificios, lo que indica que ya se conocían instrumentos similares hechos con materiales vegetales en épocas anteriores. Entre los hallazgos funerarios de Tlatilco, estado de México, se encuentran trompetas de caracol, lo que indica que había amplias redes de comercio. Al tratarse de instrumentos para llamar, cuyo sonido vibrante se escuchaba a largas distancias, tenían una gran importancia en el culto. Las figurillas de Tlatilco representan músicos con sonajas, tambores y flautas, lo que muestra la complejidad de las actividades musicales durante el Preclásico Medio (1200-300 a.C.). Los vasos silbadores pertenecen al grupo de los fascinantes instrumentos de Tlatilco. Rellenadas con agua, estas vasijas sonaban sólo con el movimiento sin que hubiera necesidad de soplarles, por lo cual se les atribuía una función ritual. La fabricación de flautas en forma de aves, felinos, culebras y otros animales también sugiere un uso ritual, ya que frecuentemente éstos eran considerados como manifestaciones de seres divinos.
Las trompetas de caracol que fueron depositadas en las tumbas de tiro del Occidente durante el Preclásico Tardío (300 a.C.-150 d.C.) están decoradas con pinturas al fresco. En las culturas del Occidente también se fabricaron las primeras flautas dobles, que producen interferencias y efectos psicoacústicos. Las figurillas muestran que los chamanes empleaban tambores, sonajas y raspadores de hueso. Para lograr estados de trance asociados con la música se consumían sustancias psicoactivas que se encuentran en plantas sagradas.
Clásico (150-750/900 d.C.). Tanto el gran número de artefactos sonoros hallados como las representaciones en el arte muestran la importancia que tuvieron las actividades musicales y las propias de la danza. La producción de diversos instrumentos de viento de cerámica muestra que incluso los pequeños centros regionales se caracterizaban por tener su propia música. Varios hallazgos, entre ellos un entierro en Tres Zapotes, Veracruz, comprueban el empleo de flautas de pan. La fabricación de flautas alcanzó su apogeo con las flautas cuádruples de Teotihuacan, estado de México, y la costa del Golfo, y muestran el desarrollo de escalas musicales complejas.


En uno de los famosos murales de Bonampak, Chiapas, ciudad maya que floreció en el Clásico Tardío, hay una ceremonia en la que se ven músicos tocando largas trompetas rectas, caparazones de tortuga, sonajas de calabaza y un gran tambor. La ejecución de esos instrumentos estuvo estrechamente relacionada con rituales de fertilidad, sacrificios y el culto al inframundo y sus deidades. Cuarto 1, Templo de las Pinturas. Bonampak, Chiapas. Fotos: Rafael Doniz, Michael Calderwood / Raíces.

En los famosos murales de Bonampak, Chiapas, se ve una ceremonia maya con danza y música en la que aparecen músicos de la corte con trompetas rectas, caparazones de tortuga, sonajas de calabaza y un gran tambor. Las trompetas de caracol alcanzaron tal estatus sagrado, que se les dedicaron templos. Un ejemplo de esto es el Templo de los Caracoles Emplumados de Teotihuacan; los murales del Conjunto de los Jaguares muestran a felinos soplando trompetas de caracol emplumadas y emboquilladas, en la representación de una procesión de sacerdotes jaguar. Otros murales de Teotihuacan muestran que las trompetas emiten sonidos por sí mismas, acompañando la aparición de dioses.
Los instrumentos estaban estrechamente relacionados con rituales de fertilidad, con sacrificios y con el inframundo. Otros extraordinarios instrumentos también asociados con el inframundo son dos grandes raspadores de costillas de ballena localizados en Monte Albán, Oaxaca. Como los restos óseos de animales prehistóricos, las costillas probablemente eran consideradas restos de seres gigantescos de eras pasadas; se cree que de-sempeñaban un papel importante en el culto de los antepasados.
Posclásico (900-1521 d.C.). Por medio de nuevas tecnologías, como la metalurgia, se añadieron al instrumental cascabeles y placas de metal hechos de cobre que muy probablemente sirvieron como címbalos o gongs pequeños. Se ofrendaron cascabeles de oro al Cenote Sagrado de Chichen Itzá, Yucatán, y se depositaron algunos en los entierros mixtecos de Monte Albán. Esos hallazgos comprueban el alto nivel de la habilidad artesanal alcanzada en la metalurgia. Los sonidos metálicos fueron considerados como expresión del poder señorial por excelencia.
Entre los instrumentos importantes para los mexicas se encuentran los palos de sonajas, a los cuales se les atribuía una función mágica en los rituales de la lluvia y la montaña. Los tambores mexicas demuestran una habilidad altamente desarrollada en el tallado de madera. El famoso huéhuetl de Malinalco muestra relieves con el símbolo 4 movimiento (nahui ollin), relacionado con la quinta era, así como a Xochipilli, dios de la música; se ven también jaguares y águilas bailando, y el símbolo atl-tlachinolli, metáfora para la guerra. La representación en piedra de un teponaztli muestra a Macuilxóchitl, un dios estrechamente asociado con Xochipilli. Destaca una flor alrededor de su boca, la metáfora para la música y el sacrificio, y los ojos en las palmas de la mano. En los costados se representaron pieles de jaguar.
En las excavaciones del Recinto Sagrado de Tenochtitlan se localizó una gran cantidad de instrumentos musicales. El contexto de los hallazgos proporciona valiosa información acerca de la música ritual entre los mexicas, y refleja la asociación de sonidos con el inframundo acuático y la esfera de Tláloc. En los Templos Rojos se honraba a los dioses mexicas de la música y a los instrumentos musicales en forma de representaciones votivas. En los altares se reverenciaba a representaciones verdaderamente monumentales de trompetas de caracol.

Fuentes de la época colonial temprana
Los documentos etnohistóricos indican que los mexicas distinguieron entre la música de los templos, practicada por los sacerdotes, y la música de la corte, ejecutada por músicos profesionales. Los sacerdotes comenzaban con sus instrumentos los sacrificios nocturnos del ritual llamado tlatlapitzaliztli. A medianoche tenía lugar el tozohualiztli, la guardia nocturna de los tañedores de tambor, que acompañaba las observaciones astronómicas en los templos. Los músicos sacerdotales residían en el Recinto Sagrado y los músicos profesionales, en el palacio. Estos últimos también estaban encargados de la música en las ceremonias de danzas circulares, las cuales incluían juegos rituales y sacrificios. Los códices muestran que los danzantes frecuentemente agitaban sonajas de calabaza adornadas con plumas, mientras que los tañedores de tambor se colocaban al centro de los danzantes. Además, se sabe que había una música de guerra que se utilizaba en los ataques sorpresivos y como corneta. Para los conquistadores este ruido era extremamente desagradable y espantoso, tanto como la música del sacrificio humano, mientras que las canciones y los bailes solemnes de las grandes ceremonias provocaban mucha admiración.

Mito y música
En la mitología mexica se preserva información muy valiosa, que informa sobre el importante significado de los instrumentos musicales. En La Leyenda de los Soles se relata el origen de la trompeta de caracol. Al principio de la quinta era, Quetzalcóatl viajó al inframundo para buscar el reino del señor de los muertos: Mictlantecuhtli. Ahí tenía que conseguir los huesos de los seres de eras pasadas, con los cuales sería creado el ser humano. Para poder llevarse los huesos, Quetzalcóatl debía tocar cuatro veces la trompeta de caracol del señor del inframundo y dirigirse hacia los cuatro puntos cardinales. Sin embargo, la trompeta todavía tenía que ser creada; había que hacerle una perforación para formar la boquilla. Quetzalcóatl lo logró con su magia y con la ayuda de insectos que perforaron el caracol. Después de que Quetzalcóatl tocara la trompeta, Mictlantecuhtli tuvo que permitir la salida de su adversario con los huesos preciosos.
La creación del hombre fue anunciada en el inframundo con la trompeta de caracol, atribuyéndosele por ello un gran potencial creativo a su sonido. Como instrumento de viento con su canal en espiral, la trompeta estuvo estrechamente asociada a los poderes mágicos de Quetzalcóatl. El mito proporciona además una explicación sobre por qué se tenían que tocar los instrumentos musicales hacia los cuatro puntos cardinales, para garantizar la eficacia del ritual. El simbolismo de los números y las direcciones también desempeñaba un papel importante en otros instrumentos, como en el juego de flautas de Tezcatlipoca.
Otro mito cuenta la creación de los tambores. En una era, cuando en la Tierra aún no existía la música, esos instrumentos vivían como cantantes en la corte del Sol. Para dar al ser humano la oportunidad de poder comunicarse con los dioses, Tezcatlipoca –según una versión del mito– y Ehécatl –según otra– se pusieron en camino hacia el Sol para atraer a los cantantes a la Tierra con ayuda de su canto ritual. Y aunque el Sol prohibió a los cantantes que escucharan, el canto fue tan poderoso que se logró atraerlos a la Tierra, en donde finalmente se manifestaron como tambores.
Este mito describe a los tambores como seres divinos que descendieron de la esfera del Sol, indicando que se trataba de ídolos sonoros que eran habitados por seres divinos durante el rito. Esa música fue considerada como la voz ritual o “canto florido” de los dioses. Los músicos ocupaban la posición de mediadores expertos, establecían una forma de comunicación con el mundo espiritual y gozaban de prestigio, debido a que permitían que se manifestara la voz de los dioses. Esto explica también la formalización de las actividades musicales, las cuales en el momento de la conquista tenían detrás de sí una rica historia de 3 000 años.

Traducción: Vanessa Rodens

_____________________
• Dr. Arnd Adje Both. Reiss-Engelhorn-Museen Mannheim, Alemania. Presidente del Study Group on Music Archaeology, ICTM (UNESCO). Realiza investigaciones sobre arqueomusicología prehispánica: www.mixcoacalli.com.

37 Suenen tristes instrumentos. Cantos y música sobre la muerte





Suenen tristes instrumentos en cantos sobre la muerte

Irene
Vázquez Valle, Víctor Acevedo y Javier Romero graban un disco con sonidos registrados hace 30 años

En 12 entidades del país, la muerte provoca expresiones musicales que pasan por el vals, la marcha, la canción el "vinuete", el son y la mazurka, que forman parte del disco compacto Suenen tristes instrumentos .
Irene Vázquez Valle, decana del trabajo de investigación etnomusicológica en el país, es la autora -junto con el arqueólogo Javier Romero y el antropólogo Víctor Acevedo-, de este nuevo disco que reúne cantos y sonidos de instrumentos, que en un alto porcentaje fueron registrados hace 30 años.
"Cantos y música sobre la muerte" es el subtítulo de este trabajo de investigación, cuyos sonidos fueron realizados mayoritariamente por personas que ya no están entre nosotros, como el Capitán General de Concheros Ernesto Ortiz, de quien se reproduce un Toque de ánimas conquistadoras de los cuatro vientos, que data de 1998.
Cantos y músicas de velorios, de entierros, de Semana Santa, de los días 1 y 2 de noviembre, así como piezas que tienen a la muerte como tema, constituyen las clasificaciones utilizadas por los autores de esta selección, que se produjo entre miles de pies de grabación en cintas magnetofónicas.
El CD, publicado por la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia, comprende un recorrido en 20 piezas, por los estados de Hidalgo, Puebla, Guerrero, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Yucatán, Morelos, Zacatecas y el Distrito Federal.
El "Son de angelito", que los mixes de Río Pachiñí, Oaxaca, utilizan para acompañar los velorios de los niños, así como la canción que representa al Distrito Federal, "Cerró sus ojitos Cleto", en una versión de su autor Chava Flores, que fue grabada por el recientemente desaparecido René Villanueva, son parte del disco.
De la huasteca de Hidalgo se reproduce el Huiliquizo que es el nombre de un ave cuya voz es imitada por el violín, en los llamados sones de Xantolo, o de todos los santos.
El vals "Dios nunca muere" en la versión de la banda mixe de ciudad Nezahualcóyotl y la terrenal canción satírica de Jerez, Zacatecas, "El testamento", son otros de los ejemplos que aparecen en el ejemplar discográfico.
Sobre "Suenen tristes instrumentos", que constituye el número 37 de la colección Testimonio Musical de México, Benjamín Muratalla, subdirector de la Fonoteca del INAH, explicó que su contenido, se divide en piezas editadas en discos anteriores, así como en parte del acervo de la foneteca que permanecían inéditas.
Tal es el caso del vals instrumental "Honor y gloria", que la etnomusicóloga Irene Vázquez registró en Sayula, Jalisco, en el año de 1974, así como del Minuete para el Señor Santiago, que los coras de la Mesa del Nayar tocaron en 1978, fecha de la grabación realizada también por Vázquez.
"Es un ejemplar sobre la muerte, que es uno de los temas de mayor importancia para la cultura mexicana", explicó Muratalla, quien describió a las obras que aparecen en el disco como "de una gran belleza, de una notable sensibilidad; algunas muy solemnes por estar ligadas a lo religioso; y otras muy vinculadas al espíritu festivo y alegre de los mexicanos".
Sobre el origen de las piezas que se investiga en la Fonoteca del INAH, que está por llegar a 40 títulos y la reedición completa de todos ellos, Benjamín Muratalla planteó que "se pierde en la lejanía de los tiempos. No sabemos en qué momento surgió un son o una chilena, pero la riqueza de estas expresiones radica en su paso de generación en generación con las adaptaciones y los cambios que se consideraron necesarios en cada pueblo, en cada región".
Elsa Malvido, investigadora de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, es la autora del ensayo "Introducción histórica a las ceremonias mortuorias de México", texto que se reproduce en el cuadernillo del fonograma, cuya portada tiene los colores del solemne morado luctuoso y del chillante amarillo cempasúchil.
Suenen tristes instrumentos , disco que toma su título de la canción morelense de Tlayacapan "Ya voy a entregar las llaves", ya puede adquirirse en tiendas. (El Universal, 2001)


37 Suenen tristes instrumentos. Cantos y música sobre la muerte

Repertorio:

1. Toques para difuntos, tradicional
Hñahñús de la Sierra Oriental, San Bartolo, municipio de San Bartolo Tutotepec, Hidalgo
Banda de alientos de la comunidad de San Bartolo.

El día de muertos, dentro de la iglesia de San Bartolo Tutotepec se cantan alabanzas y la banda interpreta música muy triste y solemne, lúgubre, pues se trata de un acto ritual en memoria de los seres desaparecidos.
El auditorio constatará la gran fuerza expresiva de este toque, el cual posee sonoridad especial, ya que se grabó dentro de la iglesia.

2. Toque de ánimas (Fragmento, tradicional)
Concheros. Ciudad de México.
Ernesto Ortíz Ramírez, Capitán General de la Mesa del Santo Niño de Atocha y la Virgen de San Juan de los Lagos, mandolina.
Ernesto García C., concha;
Ricardo López O., mandolina

3. Cantos de Fieles Difuntos
4. Vinuete
5. Minuete para el Señor Santiago
6. Corrido de la muerta
7. El huiliquizo
8. Tres Marías
9. Despedida de angelito
10. Son de angelito
11. Música de los santos
12. Toque se Semana Santa
13. Dios nunca muere
14. La última palabra
15. Quisiera
16. Marcha para entierro
17. Ya voy a entregar las llaves
18. Honor y gloria
19. El testamento
20. Son de entrada de la danza de diablos
21. Cerró sus ojitos Cleto


Espero hayan llegado leyendo hasta aquí, las gracias a tochtli.

jueves, 20 de agosto de 2009

Los Azohuaztles, soneros de tarima que resguardan la tradición desde el siglo pasado

Los Azohuaztles, soneros de tarima que resguardan la tradición desde el siglo pasado

Me siento como el mezcal añejo, mientras más viejo, más bueno, dice en
entrevista en Tixtla el músico Isaías Basilio Bautista, fundador del grupo

Por Ismael Catalán Alarcón (Julio 2004)

Llegaron Los Azohuaztles
tocando con sus vihuelas
cantarán El Zopilote
y también La Petenera...

“Yo me siento como el mezcal añejo... mientras más viejo, más bueno”, afirma entre carcajadas el maestro músico Isaías Basilio Bautista, único sobreviviente del grupo original de sones de tarima de Tixtla Los Azohuaztles, fundado allá por la década de los treinta del siglo pasado.

Recuerda que el nombre del grupo lo toman de unas varas verdes y alegres que crecen en un arrollo que se llama Coacuilpa. “Cuando yo trabajaba en el campo, cortaba esas varas para pegarle a los bueyes. Ellas siempre están verdes y alegres como nosotros. Así es que yo soy como el hijo del azohuastle: siempre estoy alegre y me río. La risa es un remedio para la vida. El que no ríe es que anda enfermo”, afirma.

Abordo a Don Isaías en su céntrica casa de la ciudad de Tixtla. Dice tener 84 años. Los miembros de esta tercera generación de los Azohuastles son Juan y Eugenio Dircio, vihuelistas, y el mismo Isaías Basilio en el cajoncito del tapeo.

–¿Qué es tapear?

–Consiste en golpear con las manos y arrancar los sonidos musicales a un cajoncito de madera cerrado por todos lados excepto el de abajo. A veces se usa un pedazo de madera en la mano izquierda para que el sonido sea más fuerte.

Teniendo como fondo u concierto de canto de gallos –al que es aficionado–, recuerda cuál es el origen del son de tarima, que ellos han interpretado en prácticamente todo el estado de Guerrero, Distrito Federal, Monterrey y Aguascalientes.

Los sones de artesa o tarima son muy antiguos; los trajeron algunos marineros peruanos y chilenos. Con el tiempo, los arrieros que viajaban a la Costa Chica del estado llevaban mercancía y su cultura y traían lo mismo. Es así como los tixtlecos que tenemos el don de ser francos, bulliciosos y alegres, adoptamos esos ritmos y le aportamos el sello de la región.

Isaías Basilio el alegre, el parlanchín, el buen padre, a pesar de que tuvo ocho hijos, en ningún momento descuidó la posibilidad de superarse académicamente; hasta el quinto año de primaria lo cursó en la escuela Ignacio Manuel Altamirano de Tixtla; el sexto lo hizo en el internado de Ciudad Altamirano; la secundaria, en la ciudad de México cuando ya tenía cinco hijos y posteriormente se va de bracero a Estados Unidos en cinco ocasiones.

En 1958 su paisano Federico Encarnación le dice: “te vamos a dar una plaza de maestro. Veo que la vas a hacer”. Y la hizo, porque se desempeñó como tal durante 26 años, hasta que se jubiló por la edad. A la par que era mentor, estudiaba normal básica en el Instituto de Capacitación del Magisterio.

Sus grabaciones

Son tres las grabaciones discográficas que el grupo Los Azohuaztles ha realizado en sus 60 años de existencia como tal. La más significativa es la producción que se llama Fandango en Tixtla, Guerrero, Sones de tarima. Los sones que mas destacan en él y que son admirados en la cultura musical del mundo son: La iguana, La petenera, El arrancazacate, La calandria y El zopilote.

–¿Cómo surge esta grabación?

–Nos invitaron a un cumpleaños de la señora María Esther Zuno de Echeverría. Nos quedamos tocando allá en su casa 15 días. Le enseñábamos a bailar a unos niñitos. Un día, llega la señora y nos dice: aquí les entrego éstas cintas señores. Su música es muy hermosa. Se las entrego para que se ayuden. Ella pagó la producción.

Por esos años gobernaba en Guerrero un “negrito” (Israel Nogueda Otero). “Al estar tocando y bailando nosotros, su mujer le decía: mira, a Doña Esther le gusta mucho que bailen, vamos ensayando viejo. El contestaba: ¡No te preocupes vieja. Yo con cuatro mezcales te bailo lo que quieras!”

Su segundo disco está integrado a una producción que se llama Anthology of mexican sones; y el tercer trabajo discográfico se llama Los Azohuaztles, sones de tarima. Tixtla, Guerrero, y lo produjo el Instituto de Arte y Cultura de Chilpancingo, A.C.

Y continúa la charla en el patio de la casona de don Isaías, como le dicen afectuosamente sus amigos; los cantos de los gallos son incesantes. Me invita a conocer las jaulas de los gallos de pelea que se encuentran alrededor de la casa; son 80 aves listas para “pelear” en cualquier momento; más otras cien gallinas empollando. Gallinas con aves pequeñas y pollos jóvenes.

–¿Don Isaías. Los gallos son por vicio o por gusto?

Responde al instante sin dudarlo:

–Es por gusto. Lo tengo por herencia de mi padre. Yo no vivo de los gallos. Se gasta bastante dinero manteniéndolos, poniéndoles vacunas preventivas y entrenándolos para las peleas. Es mi gusto y hay que darle gusto al gusto.

Ya era un poco tarde. Don Isaías Basilio, con más de 40 años tapiando para el grupo musical Los Azohuaztles, se disculpa, tiene que salir en busca de su hijo Oscar, que es un joven maduro con la enfermedad de Down.

Vistiendo un modesto pantalón azul con un pañuelo salido, una camisa del mismo color y unos huaraches de correa cruzada, se trepa a su bicicleta y se va a recorrer las calles de Tixtla en busca de su Oscarín. ¡Que envidia!


Ser fandanguero es mi orgullo
y lo soy de corazón
a las muchachas arrullo
cantándoles mi canción.

Otra nota (oct del 2004) donde comentan la muerte de Juan Dircio otro de los fundadores de la agrupación.

Vihuelas y caja de tapeo para acompañar al fandango tixtleco
Don Juan Dircio (centro), Prof. Ernesto Jurado (izq.) Prof. Jorge Sánchez (der)
Tixtla Gro. XXIII Congreso de la ANMDPM A.C. Dic. 1994


Encontré un artículo muy interesante, lo transcribo de este lado, porque contiene la historia de la agrupación


Grupo musical folclórico. Este grupo se formó hace más de 50 años en la ciudad de Tixtla, se dedicó a interpretar sones de tarima y música tradicional de la región.

Su fundador, Juan Cervantes Basilio, fue quien le puso el nombre. Azohuaztle es una mata, un arbusto, de ramas y hojas que siempre están verdes, alegres; “los tocadores nunca estamos tristes” –dice el profesor Isaías Basilio Bautista–, quien fue uno de los principales integrantes.


El grupo original estaba integrado por Juan Cervantes Basilio, Anastacio Ramírez y Ramírez (a quien se debe la mayoría de los sones de tarima más populares que interpretan) y su hermano Jesús Ramírez y Ramírez. A la muerte de los dos primeros, el grupo se integró por Jesús Ramírez, Arturo Alarcón y Alberto Astudillo; este último tapeaba el cajón. A la muerte de Jesús Ramírez se incorporaron Juan Dircio Adame y el profesor Isaías Basilio Bautista, quien fue el encargado de tapear desde 1962.


En 1972 grabaron su único disco, en la compañía CBS, con el nombre de Fandango en Tixtla, sones de tarima, en cuyo contenido se pueden escuchar las piezas más representativas como El zopilote, La iguana, El pato, El palomo, La calandria, El arrancazacate, La camisa y Tixtla (cuyo autor es Juan Dircio Adame). De ésta última son los versos siguientes:


Tixtla mi tierra querida

tierra donde yo nací,

donde nacieron los hombres

que lucharon hasta el fin.


Qué bonitas, qué bonitas,

hermosas mujeres, es por eso

que dedico este son

que es para usted.


Los Azohuaztles utilizaron, además del cajón de tapeo, dos vihuelas, ya que con el tiempo la guitarra “panzona o marrana” desapareció, lo mismo que el arpa.


Don Isaías Basilio Bautista a sus 84 años y casi 50 de haber ingresado al grupo afirma que lamentablemente no existe escuela donde las nuevas generaciones puedan aprender esta música tradicional. Las personas que se dedican a interpretarla lo hacen en forma empírica, apoyadas en los conocimientos de gentes mayores que desean compartir sus experiencias, o inculcar en sus descendientes el gusto y la práctica de ese género musical. “Yo tengo tres hijos que ya tocan y bailan los sones de tarima”, expresa orgulloso.


Los Azohuaztles obtuvieron importantes galardones a nivel nacional como conjunto interpretativo de música y bailes regionales, destacándose el reconocimiento que les hiciera la esposa del Presidente de la República, doña María Esther Zuno de Echeverría, cuando asistieron a enseñarle sones de tarima de Tixtla al grupo de danza que ella patrocinaba: “Las Palomas”; desde entonces surge la grabación de esa música que hasta la fecha persiste, hoy en disco compacto, haciendo notar el estilo único de sus interpretaciones. Frente a más de 60 grupos de danza y música, obtuvieron primeros lugares. A diferentes partes del país llevaron la música de Guerrero en compañía de grandes bailadores regionales como José Esperanza Vega, Andrea Moctezuma e Isaura Ramírez.


Ante su fe religiosa hacia la Virgen de la Natividad, los días 31 de mayo y 8 de septiembre, así como el 15 de mayo –para celebrar a San Isidro Labrador– eran obligadas sus actuaciones desde las 8:00 de la noche hasta las 3:00 de la mañana, “echando cachito, para aguantar”, es decir, tomando copitas de mezcal.


El 22 de noviembre, feria de Santa Cecilia, patrona de los músicos, todavía se reúnen varios grupos para festejarla. El convivio tradicionalmente ha sido muy vistoso y animado, y para que la alegría no decayera cuando Los Azohuaztles participaban repartían tragos de torito (mezcal preparado) entre los invitados y el pueblo en general.


En fiestas particulares tocaban con mucho gusto bajo invitación y por amor a la conservación de las tradiciones musicales; participaban en ceremonias cívicas o de entidades gubernativas. El profesor Basilio Bautista es el único sobreviviente del grupo.


Aunque hay otros grupos, como As del Sur y El Fandanguero, el estilo de interpretación de los sones de tarima de Tixtla que crearon Los Azohuaztles persiste hasta la fecha.


Cierro la nota con las notas donde se comenta la muerte de Don Basilio Bautista, el último de los azohuaztles. 

Falleció Isaías Basilio Bautista, tapeador de Tixtla y último de Los Azohuaxtles
Partió don Chuy, el último azohuaxtle

Óscar Chávez, décano de la trova mexicana, grabó los sones de Los Azohuaxtles, pero a su estilo. En principio trató de grabar con el grupo, pero ellos se negaron porque no cedieron hacerlo con otros ritmos, exigieron los originales.

Que costumbre de querer enmendarle la plana a los músicos tradicionales!


El repertorio. No estoy segura de que sea con As del Sur.
Los Azohuaztles y As del Sur

Jarabe y la camisa / El zopilote / La zamba chucha
El palomo / El pato / Arrancazacate / El toro rabón
La iguana / Las pelonas / La calandria
La petenera / Las torcazas / El vapor chileno
El pato v2 / La resbalosa / La culebra
El toro rabón v2 / La tixtlequita / El palomo v2
Jarabe y el gato / La iguana v2 / La india
El chamarreado y zamba chucha

Salvador proporciona esta información:

El conjunto As de Sur lo conformaban Juan Valle al arpa,Cruz Morales y Vicente Ojeda a las jaranas (vihuelas) y Enrique Valle en la caja de tapeo; fué producido por el Prof, Manuel Vargas de Tixtla, Gro en 1982; con la coordinación de Rubén Prado (datos del disco MC-1305 de CBS).

Probablemente este disco haya sido producido para un curso del Prof. Manuel, ya que es maestro de danza folklórica. Excelente disco, por cierto


Salvador dijo...

Según sé, (yo solo sé que no sé nada)este es el primer disco grabado de SONES DE TARIMA, una edición especial de CBS, producida por uno de los integrantes del conjunto (no sé si sobreviva alguno todavía). Existen en Tixtla otras grabaciones de otros conjuntos, especialmente Los Fandangueros de Tixtla o El Fandanguero (creo que son los mismos padre e hijos), La Piedra Bendita y posiblemente ya haya otros. Por acá, en el DF hay otros, pero carecen de interés, ya que finalmente, si existen originales, ¿para qué las copias?


Anónimo dijo...

la Antología del Son, además de contener música de Los Azohuastles, trae un poco de información.
Saludos

Anónimo dijo...

Esta portada es del 2º disco de los azohuastles y el ultimo de los musicos que vive es el tapeador "Isaias Basilio"

Gracias Salvador y gracias a tochtli que aportó el disco.


Creo la repetición es por tener 3 versiones, dejamos una sóla. Gracias a Paco por recuperar el audio.

Al final tengo dos versiones del mismo disco, una mas corta en canciones y ligeramente mas clara que la versión larga. 

Polkas con mariachi


Polkas con mariachi

Las Perlitas / Atotonilco / Café Colón
Las Coronelas / Echale un Cinco al Piano / Arriba Chihuahua
Las Bicicletas / De Torreón a Laredo / Tres Piedras
Teatro Principal / Arroz con Leche

Polkas Norteñas
El Circo / El Cerro de la Silla / La Cacahuata
Ciudad Victoria / San Antonio / El Revolcadero
El Barrilito / Evangelina / El Sube y Baja
Las Capitanas / De Torreón a Laredo
Las Alteñitas / La Curva /El Naranjal

Lamentablemente después de revisar el cd por todos lados no encontré el nombre de los músicos. Es de la colección de Titanio Records que vende excelente música a muy buen precio, bueno! un poco de todo, pero tiene cosas muy muy interesantes aunque no son proclives a poner el nombre de las agrupaciones. No sé la razón. Pero valen la pena los discos.

Además están en la lista de compras.. algo de despensa y pasar por un disquito de titanio.. ya dije que son económicos? Son como los kinder sopresa, nunca sabes que vas a encontrar dentro.

Kuikatlán donde abundan los cantos


Kuikatlán donde abundan los cantos
Tunaltik

Canciones en idioma nahuátl

Ojos mexicanos / Los maizales / Tierra de mis amores
Canto de serpientes de nubes / Paloma blanca
Ya apareciste niña / Que es teotl / Que duerma el pequeño
El tragafuego / El animalito / Amor eterno
Canto de nostalgia / Mamacita / Me voy lejos
Canción mixteca / Al morir la tarde / Agüita

Gracias a samadharma..

Jacala 2007 La petenera



Este video es del concurso de Huapango de Jacala 2007, me gustó porque aparecen los bailadores de todas las edades. Aunque el sonido es malísimo.

En los créditos se lee: Con Cocol de San Juan del Rio, Nacho de Guanajuato y un violinista de Colima en un intermedio en el concurso de huapango Jacala 2007

martes, 18 de agosto de 2009

Corridos de la Rebelión Cristera -INAH 20


Corridos de la Rebelión Cristera
Fonoteca INAH 20

En el repertorio de corridos cristeros se distinguen dos vertientes: los compuestos después de los “arreglos” –con un contenido propagandístico y con formas culteranas–, y los creados al calor de las batallas. Estos últimos, menos pretenciosos, fueron los más populares y por ende, los más conocidos e interpretados. En este volumen se presentan corridos de la segunda vertiente que documentan sucesos de los dos bandos en pugna: federales y cristeros, quienes se enfrentaron con las armas entre 1926 y 1929. Las composiciones fueron grabadas en Zacatecas y en la región de los Altos de Jalisco, dos importantes zonas de la Rebelión Cristera.

Corridos de los Altos de Jalisco
Corrido de Martín Díaz
Corrido del Padre Pedroza
Corrido de los combates de San Julián
Corrido de Victoriano Ramírez
Corrido de la Unión Popular o de Quirino Navarro

Corridos de Zacatecas
Corrido de Valentín de la Sierra
Corrido de la toma de Mezquitic o del Padre Montoya
Corrido de López y Castañón
Corrido de la Convención

Las maravillas musicales de Tierra Caliente

Las maravillas musicales de Tierra Caliente
Visto en: arts-history.mx


La cuenca del río Balsas que corre entre escarpadas cañadas dentro de la Sierra Madre Occidental oculta varias maravillas. Justo en un valle que aparece de pronto, a 300 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la Tierra Caliente del estado de Guerrero. Y ahí, entre su gente, hallamos verdaderos prodigios.

El violín propició al menos dos de ellos. El primero, fallecido apenas a finales del año pasado fue conocido como el Paganini de Tierra Caliente, don Juan Reynoso. En torno a su figura se creó el festival musical Dos tradiciones que unía a músicos guerrerenses junto con intérpretes de Canadá y Estados Unidos. Su talento le valió recibir el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1997.

El otro, un violinista manco, don Ángel Tavira, ha sido el protagonista de dos películas del cineasta Francisco Vargas: el documental Tierra Caliente, se mueren los que la mueven, y del exitoso largometraje El violín que le valió al veterano ejecutante el premio al Mejor Actor en la categoría Una cierta mirada en el Festival de Cannes de 2006.

Incluso existe el muy extendido mito de que una melodía de la región, recogida y transcrita por el barón Alexander von Humboldt en Ario de Rosales, fue empleada por Ludwig van Beethoven como melodía para desarrollar un movimiento de su Sinfonía sexta, opus 68, ¿Pastoral¿.

El catálogo de prodigios en torno al son de Tierra Caliente es inmenso. Javier Tavira uno de los sobrinos de don Ángel, explica que a diferencia de los sones calentanos de Michoacán y el Estado de México, los de esta región usan el compás de seis octavos y el tres cuartos siempre con síncopa, siempre en contratiempo rítmico, lo que es una característica muy propia de la cultura negra.

Tenemos influencia africana directa y eso lo vemos en el baile, en el tamborcillo, en la síncopa que utilizamos para cantar, en el contratiempo de la guitarra. En Michoacán se utiliza un compás más sencillo y exacto, y en esta parte siempre vamos en contratiempo, muy complejo tanto para los músicos como para los bailadores. Poca gente lo sabe tocar y bailar bien, explica Tavira.

Un sólo instrumento, el tambor que el propio Javier Tavira percute, refuerza la realidad de esta influencia de la cultura africana. Llamado tamborita o túa, e incluso alguna vez, changata, ese tambor está hecho de madera ahuecada y escarbada, y tiene un par de parches de cuero colocados en anillos también de madera y tensados con cuerdas anudadas, muy característico de los instrumentos de África. Muchos de sus ritmos son similares a los de rituales del continente negro.

tamborita calentana

Esto no llegó por arte de magia sino por el lado de la costa. En Veracruz desembarcaban barcos con cantidad de esclavos negros, quienes traían con ellos sus ritmos, sus músicas, sus danzas y su religión. Y se fueron a los lugares más recónditos y difíciles de Guerrero y de la Tierra Caliente. Creo que los nativos locales asimilaron este tipo de instrumentos y de ritmos y ya los hicieron locales, de acuerdo a la región, prosigue el músico.

La forma de ejecutar el instrumento es muy libre, de acuerdo con Javier Tavira. Con la mano izquierda, explica, utiliza una baqueta normal y del lado derecho emplea una más corta pero mucho más ancha, a la que se le llama bolillo. Con la primera, la vara normal, se hacen los redobles y con la otra, se dan golpes secos y se acentúa, es el que hace el contratiempo y la síncopa.

Aunque el conjunto tradicional emplea dos violines, una o dos guitarras sextas, otra guitarra más grande llamada panzona y la tamborita de madera de parota, pocos músicos quedan que todavía la toquen.

Tuve que hacer investigaciones de campo, visitar a los constructores de tamborita y a los que la ejecutaban. Ahorita ya hay muy pocos, de hecho, en los grupos que se conforman en la Tierra Caliente, difícilmente encuentras ejecutores de tamborita y los que hay, ya son viejos, rememora el músico.

Quizás, aventura Javier, integrante del conjunto Hermanos Tavira, porque tanto la guitarra panzona como la tamborita, son instrumentos estrictamente regionales y, por lo tanto, no tan comerciales.

Aunque a la fecha podemos hallar grabaciones tanto de Juan Reynoso como de la familia Tavira, así como de otros músicos, la primera grabación de la música de esta región realizada por una institución académica y con fines no comerciales, es Sones y gustos de la Tierra Caliente de Guerrero que conforma el volumen número 10 de la colección Fonoteca del INAH (coeditado por Ediciones Pentagrama y Conaculta-INAH).

Las grabaciones de campo, realizadas por el investigador Joseph R. Hellmer, en cintas de carrete abierto entre 1950 y 1960, y que apareció por primera vez en 1971 actualmente se distribuye su sexta edición, contienen sones, gustos, romances y sanagustines interpretados por el conjunto Ajuchitlán y el de Bardomiano Flores.

En la actualidad tenemos un panorama bastante completo del repertorio calentano, así como de las variaciones en la destreza y estilos de sus intérpretes. Sin embargo, a este fonograma cabe el mérito de haber sido el pionero en revelar a un público urbano y no sólo de especialistas, la riqueza y la belleza de tal tradición musical regional, comentó el etnólogo Gabriel Moedano Navarro, ex investigador de la Fonoteca del INAH, en el cuadernillo del volumen.

Sones y gustos de la Tierra Caliente de Guerrero -INAH 10


Sones y gustos de la Tierra Caliente de Guerrero Fonoteca INAH Vol 10

Los habitantes de la depresión del río Balsas –también conocida como Tierra Caliente de Guerrero– mantienen un peculiar conjunto instrumental que se asocia a la interpretación de sones y gustos, géneros musicales tan bellos como elaborados. En esa agrupación de instrumentos destacan los violines, por su virtuosismo y el tamborcillo de doble parche, por la atmósfera sonora que contribuye a crear.

Fuera de la Tierra Caliente, el estilo musical y sus instrumentos se han difundido hacia el sur del Estado de México; también intercambian elementos con la tradición del conjunto de arpa grande de la Tierra Caliente de Michoacán, que florece en la depresión del río Tepalcatepec.

Repertorio:
El becerrero (gusto)
Son sin letra
Corrido de Elena
Pieza fúnebre
La Mariquita (gusto)
El huaco (son)
San Agustín (corrido de enumeración)
El diablo (son)
El mastuerzo (gusto)
Cómo quieres que una luz (gusto)
La tortolita (son)
María Cumbé (son)

Aporte de tochtli, un millón de gracias! Una joya este disco. Directo a mis favoritos.

lunes, 17 de agosto de 2009

Los Luceritos de Michoacán - 15 Exitos muy pa' la raza



Los Luceritos de Michoacán - 15 Exitos muy pa' la raza

Piquetes de Hormiga / Morena de Ojos Cafés / El Corral de Piedra
Flor de Alhely / Florecita de Azucena / Ando como Bala
El Desgastado / Flor de las Flores / Mi Caballo Ensillado
Dijiste y juraste / Cafe Colón / Palomita de Alas Blancas
La Comezón / Tierra Blanca / Polka México

Este es un disco sumamente agradable, una o dos canciones tienen mal sonido por la mala calidad del cd. Pero es super recomendable. Este es otro que compraría sin dudarlo.

No encontre información sobre este disco espero que alguien pueda contarnos algo sobre este grupo. O comentar sobra la calidad de su música.

jueves, 13 de agosto de 2009

10 Años del Festival de Bandas de Viento Calnali Hgo Vol 3


Sones y Huapangos 10 Años del Festival de Bandas de Viento Calnali Hgo Vol 3
Lado A
Entrale en Ayunas - Aguilas de San Lucas
La Bruja - Tres Estrellas
El Rejón - Serenata Huasteca
Son de Carnaval - Serenata Huasteca
El Travieso - Tres Estrellas
Fiesta Huasteca - Los Humildes
El Maizal - Nueva Amistad
La Muerte - Aguilas de San Lucas
Huasteco Enamorado - Estrella
La Mona - Girasol

Lado B
Fandanguito - Serenata Huasteca
Los Matlachines - Los Humildes
Movidita - Aguilas de San Lucas
El Pávido Návido Los enanos - Serenata Huasteca
La Chamaca - Tres Estrellas
El Torito - Aguilas de San Lucas
Chabelita - Girasol
Xochipitzahuatl - Serenata Huasteca
El Alegre - Estrella
El Viejito - Aguilas de San Lucas

Gracias a Salvador por este interesantísimo aporte.

Banda Mixe de Oaxaca - Chu Rasgado..


Chu Rasgado y su tarde de Totontepec
Banda Mixe de Oaxaca
con el Ing Florentino Delgado, voz

Tarde de Totontepec / Mitzi (la única) / Dónde estas
Mi regreso / Naela / El feo / Punto final
Catalina / Madrecita del alma / Mixes y zapotecos
Nita mía / Ade / Yunis

Aporte de.. (el alemán me persigue, o será que no he tomado la primera dosis de cafeína del dái) de jsteef! señores! (el hamster saca la lengua).

Bien, dejen de leer mis tonterías y disfruten el disco. Por lo demás recordarles que en tooodas las tiendas de los museos del país se encuentren los discos de la Banda Mixe a la venta.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Veracruz -Conjunto Jarocho Medellín Lino Chávez


Veracruz
Conjunto Jarocho Medellín Lino Chávez
Serie México Musical















Lado A
Coplas A Mi Morena
La Tuza
El Cascabel
El Coco
La Indita
Estampa Jarocha

Lado B
Ahualulco
El Torito
Que Bello Es Veracruz
El Gavilancito
La Guacamaya
Zapateado y Final

Aporte de Raziel, gracias a Salvador por las portadas.

Recordando a Lino Chávez


RECORDANDO A LINO CHAVEZ
Por Andrés Barahona Londoño

Lino Chávez Zamudio nació el 23 de septiembre de 1922 en una ranchería cercana a Alvarado, donde se crió y vivió hasta los 17 años. A los 8 años comenzó en forma autodidacta a tocar la armónica, sacando piezas conocidas. A los once años pulsó por primera vez una jarana y poco después conoció la guitarra. Desde los doce empezó a tocar violín. Durante algún tiempo trabajó como panadero en Alvarado.
Después, en el Puerto de Veracruz Rosalino Medina y su hermano Marco lo invitaron a su grupo, primero como jaranero y después tocando la guitarra sexta. Debido a una lesión quedó baldado de un dedo de la mano izquierda y para poder tocar utilizaba el capotrasto.



En 1942, a los 20 años llegó a la Ciudad de México como guitarrista y Nicolás Sosa lo invitó a formar parte de su grupo Tierra blanca.
Fue Nicolás Sosa quien lo impulsó a tocar el requinto, instrumento que aprendió a tocar en forma autodidacta en la Ciudad de México y después fijándose en los músicos cuando iba a su natal Alvarado.
Lino Chávez desarrolló un estilo muy brioso de tocar los sones y la verdad es que sin proponérselo, gracias a la difusión que tuvieron sus discos con el Conjunto Medellín, ya para el año de 1946 la gente se empezó a acostumbrar a su sonido que era distinto al de las rancherías del Estado de Veracruz.
Como sea el Conjunto Medellín alcanzó muy pronto renombre y al fallecer Andrés Huesca en 1957, se convirtió en uno de los grupos más conocidos.

Tuvo oportunidad de participar en alrededor de 16 películas, entre ellas: "Que verde era mi padre" con Chachita. "Sólo Veracruz es bello", "Llévame en tus brazos" con Ninón Sevilla; "Vivir del cuento" con Tin Tán; "Nosotros los solteros" con Manolín y "Chelinsquí"; "Flor de sangre" con los hermanos Soler; "Carabina 30 30" y "Pequeños gigantes" y algunas más.

Hizo también algunas grabaciones fonográficas con diversos artistas famosos como "Gitano tenías que ser" con Pedro Infante; "Bajo el cielo de México" con Miguel Aceves Mejía. También grabó con Libertad Lamarque, Agustín Lara y Toña La Negra.

Lino Chávez tuvo la oportunidad de realizar un gran número de viajes por distintos países en Europa, Medio Oriente y Asia. Con mucho orgullo él contaba que estando en Hong Kong, tuvo la grata sopresa de que varias personas se presentaran en sus conciertos, llevando discos del Conjunto Medellín para que él se los autografiara.

Llegó a la Ciudad de Xalapa en junio de 1992 donde pasó sus últimos años a invitación de quien era en aquel entonces alcalde. Recibió una plaza por parte del sector educativo, pero lamentablemente no la pudo disfrutar ya que a los 3 días falleció, en el año de 1993.

Lino Chávez Zamudio era una persona muy amable y sencilla. Fue un músico de gran talento que siempre disfrutó los sones jarochos.

Pancho Madrigal - Corridos Pendencieros

Pancho Madrigal
Corridos Pendencieros
Presentado por Virulo

1.Presentación 1:09
2.Corrido del terrible y nunca visto...15:02
3.Segunda presentación 0:57
4.Corrido de Don Nabor García 14:21
5.Tercera presentación 0:43
6.Corrido de la saxofona - O el rapto de las villanas 12:27

Gracias a ranchero por este divertido disco.

Pancho Madrigal Corridos Pendencieros 2


Pancho Madrigal
Corridos Pendencieros 2

Corrido de la saxofona o el rapto de las villanas
Corrido de lo que andaba pasando
Corrido de Don Martín Lozada
Romance de Don Hernando Arjuta

Gracias a ranchero por este aporte.

Los voladores de Kiwikgolo


Los voladores de Kiwikgolo
El viejo monte
Los voladores de Papantla

Son de la entrada a la iglesia
Son del perdón
Son de los cuatro puntos cardinales
Son del Sol
Son de los cuatro voladores que van girando alrededor del Sol
Son de la tristeza
Son de la vainilla
Son alegre
Son del paso del brinquito
Son de la calandria
Son de la vuelta
Son del regreso
Son del perdón (danza huahuas)
Son de la cruceta (danza huahuas)
Son del zapateado (danza huahuas)
Son de la vuelta (danza huahuas)

Aporte de jsteff, gracias!

martes, 11 de agosto de 2009

Banda Sinaloense La Costeña



Banda Sinaloense La Costeña de Ramón López Alvarado
Columbia Records Monaural


Mazatlan / Ojitos soñadores / El puente roto /
Mi cafetal / Que milagro chaparrita / Paso del norte
Sabor de engaño / Ingratos ojos mios / El coyote norteño
Los ojos de Pancha / Mi destino fue quererte / La vida infausta

Gracias al blog de Música Popular Mexicana por rescatar y compartir este LP

Sones Jarochos 20 Exitos - Conjunto Rio Blanco


Sones Jarochos 20 Exitos - Conjunto Rio Blanco

1 El pijul / 2 La zandunga / 3 El huateque / 4 La guacamaya
5 A la orilla del Papaloapan / 6 La llorona / 7 Sones de Veracruz
8 EL coco / 9 Moliendo café / 10 Estampa jarocha
11 El jarabe loco / 12 El toro relajo / 13 El ahualulco
14 La iguana / 15 La bamba / 16 Zapateando
17 La Cecilia / 18 La petenera / 19 La cumbamba / 20 Veracruz

De la corriente "comercial" del son jarocho, tal vez la mas conocida.. pero no menos interesante,
su interpretación del son itsmeño La llorona es notable.

Aunque vilipendiado prefiero estos sones a las nuevas fusiones.

Un disco muy bonito sin pretensiones, disfrutable.

En este mes que jalamos pa'l norti, el son jarocho se las ha ingeniado para hacerse presente..

Los nacionales de Jacinto Gatica



Los nacionales de Jacinto Gatica

La bamba / El bajalu / El ahualulco / El huateque
El torito jarocho / El colas / La iguana
El tilingo lingo / El siquisiri / El jarabe loco
Los huesos de mi novia / El querreque / Siqui siqui
El palomo y la paloma

Había omitido este aporte, es el mismo disco que el que ha puesto Raziel, gracias!
aunque en este falta el son de La tienda, mismo que subiré aparte.

lunes, 10 de agosto de 2009

“…a morir en los desiertos”. Breve nota sobre el canto cardenche

“…a morir en los desiertos”. Breve nota sobre el canto cardenche
July 15, 2008

José Juan Zapata Pacheco

Sobre el cardenche cae una especie de condena cruel y seca tal como la estepa que resguarda a sus últimos sonidos: Nadie sabe en qué fecha y dónde surgió, pero sí se sabe cuál será su muy probable fecha de defunción: El día en que las voces de Genaro Chavarría Ponce, Guadalupe Salazar Vázquez, Antonio Valles Luna y Fidel Elizalde, todos ellos de avanzada edad, dejen de sonar bajo los tragos del sotol y entre los largos silencios que enmarcan el fraseo del canto cardenche.

De entrada, el primer contacto con el cardenche suele ser ríspido, rudo y desconcertante, tal como el dolor que provoca la espina de la cactácea de la cual toma su nombre. Voces desnudas, a menudo desafinadas, dolidas, chillantes. El cardenche es uno de los pocos ejemplos en latinoamérica de canto popular a capella.

Con un origen nebuloso, el canto cardenche terminó afincándose en las estepas de la Comarca Lagunera, en el norte de México, en las primeras décadas del siglo XX o quizá finales del XIX. Un canto de campesinos, de jornaleros, fraguado al fresco de las noches luego de la jornadas laborales y al calor de los tragos de sotol.

Desde Sapioriz, en la ribera del río Nazas, hasta Jimulco, en las sierras del sur del municipio de Torreón, La Laguna rural fue tierra cardenche. Ahora sólo quedan cuatro voces que mantienen viva la tradición, en la pequeña población de Sapioriz, Durango.

Todavía en 1978 la maestra Irene Vázquez Valle alcanzó a recoger y grabar un corrido “acardenchado” en Jimulco, Coahuila, para la edición del disco Tradiciones musicales de La Laguna. La Canción Cardenche, de la colección de la Fonoteca del INAH (Ediciones Pentagrama). El resto del material cardenche provino de Sapioriz, con las voces de los padres de los actuales cardencheros.

¿Qué distingue al cardenche? Primeramente la ausencia de instrumentos de acompañamiento, la voz a capella. En segundo lugar la polifonía: el cardenche es interpretado a tres o cuatro voces (según algunos testimonios, se llegó a cantar a cinco). Y finalmente los largos silencios entre frase y frase.

El nombre de las voces es fácil de encontrar en cualquier texto al respecto: primordial, marrana o arrastre (grave) y contralta o requinto (aguda).

En las notas al disco de la Fonoteca del INAH, (en la reedición en CD), apunta el musicólogo Roberto Portillo:

La canción cardenche posee una rica ornamentación en cada voz, aquella pertenece, esencialmente, al Barroco europeo y al Renacimiento específicamente español, abarcando del siglo XVI al XVIII. (…)
La improvisación de la glosa y la ornamentación en la canción cardenche es muy interesante; se puede escuchar que estos ornamentos no son sencillos, implican un conocimiento empírico bien desarrollado de la retórica musical. (…)
Y como si esto fuera poco, constantes apoyaturas, descendientes y ascendentes, tan utilizadas en nuestra música tradicional, le dan el toque regional y nacionalista que también caracteriza a este versátil género musical.

Dejando del lado el análisis académico, que a pesar de rastrear el origen colonial del género es incapaz todavía de crear una hipótesis fuerte acerca de su origen, el cardenche se extingue ante la indiferencia de los hijos y nietos de los actuales cardencheros.

Como bien apunta don Lupe Salazar en una entrevista de Miriam Canales (Revista Replicante, No. 10):

Ahora nos tiran de locos. No les gusta oír eso ya, la música que está entrando le está quitando lo antiguo. (…)

y también don Genaro Chavarría:

Yo tengo un hijo con buena voz pero no quiere sentir; tengo un cancionero y se lo di para que estudiara y no quiere, mejor se compró discos de música loca. De chavito le gustaba andar conmigo en el rancho La Goma o en Torreón, pero cuando creció se puso a noviar y ya. La música como que los desvía.

Así, entre el olvido de los jóvenes, más aficionados al norteño o al pasito duranguense, que a esa música “de grandes”, los cardencheros guardan en su voz una tradición de décadas que se niega a extinguir. Con el apoyo de Culturas Populares de CONACULTA y las instituciones culturales de las tres ciudades de La Laguna, los cuatro señores de Sapioriz han podido interpretar su canto en numerosos foros del país, y una grabación reciente (Canto Cardenche, editado por Icocult y Ediciones Pentagrama) recoge sus voces con algunos temas no incluidos en el disco del INAH.

Aparte del los dos discos compactos, ambos distribuidos por Ediciones Pentagrama (y accesibles en todas las Ferias del Libro de Monterrey en su respectivo stand), existe un cancionero editado por CONACULTA: La canción cardenche, tradición músical de La Laguna, compilado por Alfonso Flores Domene.

Además, una serie de jóvenes entusiastas han empezado a grabar documentales en torno a este canto popular, que poco a poco comienza a ser reconocido incluso dentro de la propia Comarca Lagunera. Más abajo se puede ver una selección de ellos.

Finalmente, artistas como Juan Pablo Villa, Muna Zul o Lila Downs han interpretado canciones cardenches. El grupo de rock Jaguares también usó un sample del tema ”Al pie de un árbol” en “El equilibrio -Parte II-” del disco El equilibrio de los Jaguares. La voz de los cardencheros sigue en el aire, aferrándose a no desaparecer.

domingo, 9 de agosto de 2009

Canción cardenche. Tradición que se extingue (Salvador Montenegro)

Canción cardenche. Tradición que se extingue (Salvador Montenegro)
Montenegro Producciones / MiMandarina Films / Direcciónde Turismo y Cinematografía del Estado de Durango


Otro documental, a veces youtube me sorprende.. hermosas canciones!

La canción cardenche INAH 22

Tradiciones musicales de La Laguna. La canción cardenche.
Testimonios Musicales INAH 22
4a. edición, año 2002.



Intérpretes:

Cardencheros campesinos
Juan Sánchez Ponce, marrana o primera voz
Eduardo Elizalde, segunda voz
Pablo García Antúnez, contraalta o tercera voz
Sapioríz, municipio de Lerdo, Durango

Grupo anónimo de cardencheros de La flor de Jimulco, Coahuila

Ensamble que interpreta canción cardenche:
Ernesto González Domene, marrana o primera voz
Jaime de Lara Tamayo, segunda voz
Alberto González Domene, tercera voz
Carlos González Domene, arrequinte
Torreón, Cohauila

Quinteto de Cuerdas
Andrés Olvera Gómez, primer violín
Albino García Hernández, segundo violín
Evaristo García Hernández, bandolón
Cenobio García Hernández, contrabajo
Reyes Gaucín Castillejo, guitarra sexta
Torreón, Coahuila

Yo ya me voy a morir a los desiertos - Juan Sánchez Ponce
Por esta calle donde voy pasando - Juan Sánchez Ponce
No sé porque - Juan Sánchez Ponce
Al pie de un árbol - Juan Sánchez Ponce
Ojitos negros, ¿a dónde están - Juan Sánchez Ponce
Y alza esa vista, no te avergüences - Juan Sánchez Ponce
Sale la luna y se mete el sol - Ernesto González Domene
De Torreón a Lerdo - Pioquinto González
Tragedia de Pioquinto y Perfecto - La Flor de Jimulco Coah
Los panaderos - Quinteo de Cuerdas García-Hdez
La Filomena - Banda Municipal de Torreón Coahuila
Versos de pastorela - Juan Sánchez Ponce


Aquí un fragmento de la presentación del cuadernillo:
"Canto cardenche es el término con el cual en La Laguna se denomina el canto a voces -como se le conoció en otras partes-, de los campesinos del semidesierto en el norte de México, con orígenes antiguos, pero que sigue vigente en la región. Cardenche es también el nombre de una cactácea que abunda en el desierto, cuya espina al clavarse es difícil y doloroso extraerla. Se cree que de allí proviene el nombre de ese género de canto.

"Anteriormente-y al parecer sólo a la canción- se le llamaba cardencha, vocablo que aparece en el diccionario pero que para definir a este tipo de canción ya no se usa; su origen es muy antiguo, don Eduardo Elizalde, uno de los principales depositarios de la tradición, ya de 92 años, escuchó ese termino de sus abuelos; su procedencia pudiera ser de fuera de la región pues existen vestigios de estas canciones en otras partes del norte del país.

"El canto cardenche es totalmente campesino; es canto de los peones, de los más pobres, de aquéllos que vivieron con gran penuria y en condiciones de infame esclavitud, que cantaron sus muchas, muchas tristezas y tal vez una que otra alegría a través de este género, preferentemente donde el amo no los oyera.


"A las canciones cardenches también se les conoció, por diversas razones, como canciones de basurero, laboreñas, de borrachos. En la canción Al pie de un verde maguey se hace alusión a este último término en el verso que dice: ...Al canto de los borrachos yo disperté... Las características del canto cardenche se pueden enumerar así:

Canto a capella. -que se interpreta sin el acompañamiento de instrumentos musicales.
Canto polifónico. -que se interpreta principalmente a tres voces.
Se canta a capricho. -sin tiempo ni cuadratura precisos.
Se interpreta gritando. -imprimiendo a las voces gran volumen con toda libertad.
Es espontáneo. -el cardenchero inicia sorpresivamente una canción y su invitación consiste en un ademán o gesto para que lo sigan las otras voces.
Es fraternal. -los cardencheros se reúnen para convivir y cuando cantan los hacen muy juntos, anteriormente lo hacían abrazados.
Es eminentemente nocturno y orillero (marginal). -pues se canta con más frecuencia a altas horas de la noche o la madrugada en las orillas o afueras de los poblados.
No se interpreta con fines de lucro.-los cardencheros no buscan obtener ingresos por sus interpretaciones y vivir de ello."
pags. 2-5

Una colaboración de Hilda, gracias! Las gracias también a su marido que tuvo la gentileza de escanear el cuadernillo.

Es una lástima que las nuevas generaciones no tengan interés en aprender de sus padres, que se le va a hacer, porque según mi personal y desacreditada opinión el Ensamble de la ciudad aunque hermoso, no tiene el sentimiento que tienen los cardencheros de Sapioríz.

Ahora si.. subiendo!




Enero de 2017 Han pasado unos años desde este post y quiero complementarlo con un hermoso video
y el texto que acompaña al video :

"El Canto Cardenche se basa en la composición e interpretación de canciones con la voz, sin instrumentos musicales. Son interpretadas a capella a tres voces: primera, de arrastre y contralta. El legado musical cardenche ha sido transmitido de generación en generación, sin embargo en la actualidad, esta a punto de perderse.
Este proyecto lo realizó Omar Flores y Tomás Sánchez de Mamadrina Films en conjunto con Salvador Montenegro de Montenegro Prod. y nos presenta los testimonios de las últimas tres personas de Sapioriz, Durango que mantienen vivo este género musical."

Que costumbre de dar el nombre de los productores del video y omitir el nombre de las personas que cantan, es algo muy común en la música tradicional ..


Music Of New Mexico - Hispanic Traditions



Music Of New Mexico - Hispanic Traditions
Smithsonian Folkways 40409


Amar Es Entregarse - Coro Santo Nino
Mananita Tapatias - Coro De Cristo Rey
Pito Melody - Cleofes Vigil
Madre De Dolores - Hnos Ntra Sra de Dolores del Alto
Los Comanchitos - Our Lady Of Sorrows Senior Choir
Las Posadas - Coro De San Jose
Matachines Dance Tunes - Charles Aguilar
Versos De Ano Nuevo - Pete Chavez
Entiega De Novios - Charles Aguilar
Pecos Polka - Gregorio Ruiz
Valse - Gregorio Ruiz
Chotiz Chavez - Tonie Apodaca
Polka Revolcada - Phil Esquibel
Mazurka - Isidro Gonzales
Chotiz El Paseadito - Los Reyes De Albuquerque
Delgadina - Mercedes Lopez
Don Gato - Mercedes Lopez
El gato le dice al raton - Edwin Berry
El Canutero - Abade Martinez
La Finada Pablita - Julia Jaramillo
Himno del Pueblo Montanas Sangre de Cristo - Cleofes Vigil
Elena Y El Frances - Al Hurricane
Corrido Del Daniel Fernandez - Los Reyes De Albuquerque
La Julia - Cipriano Vigil
Mi Carrito Paseado - Roberto Mondragon
!Viva Chihuahua! - Johnny Flores

Mariachi Cobre - XXV Aniversario


Mariachi Cobre - XXV Aniversario
1971-1996

El Jilguerillo / Popurrí Pancho Villa / Los Michoacanos
María Elena / Los Arrieros / La Barca / El Quiquiriquí
Amanecí en tus Brazos / Esos Ojos / Cuando Lloran Los Hombres
El Cenzontle / Nunca Jamás / Popurrí Jorge Negrete
A Los Quince o Veinte Tragos / La Chuparrosa
Volar, Volar

Mariachi Miguel Díaz - Mariachi Nacional


Mariachi
Mariachi Miguel Díaz
Mariachi Nacional


La Bamba - Mariachi Miguel Díaz
Ay Jalisco no te rajes! - Mariachi Miguel Díaz
Jarabe Loco - Mariachi Miguel Díaz
Soy puro mexicano - Mariachi Nacional
Cielito Lindo - Mariachi Miguel Díaz
Las perlitas - Mariachi Miguel Díaz
Cucurrucucu paloma - Mariachi Nacional
La Malagueña - Mariachi Miguel Díaz
El mil amores - Mariachi Nacional
Voy de gallo - Mariachi Nacional
Jesusita en Chihuahua - Mariachi Miguel Díaz
El Rancho Grande - Mariachi Miguel Díaz