lunes, 8 de mayo de 2017

INAH Los Doce Pares de Francia Vol 58



Los Doce Pares de Francia



Música y Danza Tradicional de Totolapan, Morelos Serie Testimonio musical de México, 58



B. Georgina Flores Mercado, Coordinador
Javier Otaola Montagne, Coordinador
Lauro Vivanco Vázquez, 
Coordinador


*** Grabación doble producida por la Fonoteca del INAH, que forma parte de la serie Testimonios Musicales de México

*** Plasma la música y los paisajes sonoros de la festividad del Santo Cristo Aparecido, patrón de Totolapan, Morelos


La música, los diálogos y los paisajes sonoros que dan vida a la tradicional danza-teatro Los Doce Pares de Francia, integran la edición del disco-libro Los Doce Pares de Francia. Música y danza tradicional de Totolapan, Morelos.


El subdirector general de la Fonoteca del INAH, el etnólogo Benjamín Muratalla, resaltó que uno de los propósitos de la grabación es preservar la tradición de la danza-drama, iniciativa nacida de los pobladores y de los músicos-bailadores que busca evitar que se pierda la tradición.



















Inscrita como parte de las danzas de Moros y Cristianos, que forman parte del complejo dancístico-musical denominado Danzas de conquista, Los Doce Pares…, también de origen europeo, se remontan a la época de las Cruzadas, cuya utilidad era evangelizadora.

“Eran una especie de discursos ideológicos, a través de los cuales el clero lanzaba el mensaje de que la religión dominante rechazaba otro tipo de creencias. Se utilizaban en la España medieval durante la reconquista de su territorio en contra de los árabes (moros)”, afirmó el etnólogo.

El nombre de Los Doce Pares…, se debe al grupo de doce nobles que formaban parte de un consejo imperial en el popular libro francés El cantar de Rolando (inspirado en la figura de Carlomagno en la Edad Media), y en algunas ocasiones se consideraban iguales en autoridad al rey, a quien acompañaban en la batalla contra los infieles.

El primero de los dos discos consigna la celebración del Santo Cristo Aparecido, patrón de Totolapan ─que se celebra en abril─, e incluye el paisaje sonoro festivo de lugares como la casa de la madrina, donde comen y se visten los actores-danzantes, y el atrio del templo, donde se aprecia la música, la algarabía, las voces, los cohetones y todo el barullo que conlleva esta fiesta.

La grabación se presenta en una sola pieza para contribuir al escucha a imaginar la magna celebración, en una amalgama de sonidos que personal de la Fonoteca del INAH capturó in situ en 2013.

El segundo disco contiene la música que se interpreta durante la celebración, la cual se ejecutó ex profeso para la grabación realizada en 2011, misma que estuvo asistida por Lauro Vivanco Vázquez, quien posee el guión original de la obra.

“Otro de los objetivos de la grabación fue plasmar en la música y en el librillo esta tradición, para que pueda ser apreciada por generaciones venideras; muchas están en crisis por las transformaciones económicas-sociales que experimentan las comunidades o los lugares de origen de las mismas por fenómenos como la migración”.

El material está acompañado de un pequeño libro que contiene los ensayos titulados Totolapan, historia de un milagro, memoria de un pueblo, del historiador y fotógrafo Javier Otaola Montagne, quien profundiza en la aparición de la imagen del Santo Cristo Aparecido, que dio origen al nacimiento del culto que detonó en esta celebración, así como en las pugnas de diversas órdenes religiosas por hacerse de la convocatoria que generaba la imagen, hasta su culto actual en sitios como Iztapalapa.




En Breve autobiografía, Lauro Vivanco Vázquez ─uno de los máximos promotores y difusores de esta representación escénica─, relata cómo llegó a ser director por más de 20 años de la danza-teatro.

El texto Danza de Los Doce Pares de Francia de Totolapan: significados, identidad y tradición, de Georgina Flores Mercado, integrante del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, da cuenta de las diversas representaciones que tiene la danza Moros y Cristianos en México desde la época de la Conquista, convirtiéndose en un poderoso instrumento de mestizaje cultural y adoctrinamiento religioso.

Además, hace una revisión de los orígenes europeos ─desde los cantares de gesta─ de esta manifestación escénica, su relación con las danzas, fiestas y teatro prehispánico y remata con una serie de testimonios de los participantes. El volumen está ilustrado con fotografías alusivas.

Muratalla detalló que la diferencia de Los Doce Pares…, respecto a otras danzas de Moros y Cristianos, es la música y la vestimenta.

“Hay más drama que danza en ésta, la danza se remite a los recorridos que hacen los contingentes de bailadores-actores, quienes van ejecutando determinados pasos al ritmo de los bailetes, llegan al atrio del templo y ahí escenifican el drama, son batallas, hay retos (como les llaman a estas danzas-confrontaciones los pobladores de Totolapan)”.

Con el disco doble Los Doce Pares…, que escenifica la eterna lucha del bien contra el mal, la Fonoteca del INAH celebra 50 años de creación, produciendo en promedio entre tres y cinco discos al año.

Fue en 1964 cuando se editó el primer disco de la serie bajo el título Testimonio musical de México que, posteriormente, diera origen a la Fonoteca, así como a la colección de grabaciones que lleva su nombre.



Gracias a Infinito97, por este estupendo disco.

1 comentario:

ana_xyz dijo...

http://bit.ly/2pnKHlz