lunes, 1 de mayo de 2017

INAH 52 - Soy del Barrio de Santiago


"Chári sési jimpó tatá Benito, tatéecha ka nanéecha;
con permiso de tatá Benito y de todos ustedes:

Mi esposa y yo conocimos a tatá Benito durante un acto en la Casa de la Cultura de Charapan, un poblado de la sierra de Michoacán, cuando recibió un reconocimiento por su trayectoria junto con otros “piréris”, danzantes y músicos. Luego lo visitamos en su casa donde nos obsequió con su plática. En la conversación resultó que nunca en su larga vida, había grabado un disco. Si bien es cierto que algunas de sus pirecuas han sido cantadas por algunos interpretes, ningún fonograma estuvo dedicado a su obra en particular. Nos expresó su deseo de hacerlo para dejarlo como testimonio a los suyos.

Así empezó esta aventura, en la que numerosas personas ayudaron de una u otra manera y que culmina en la edición de un disco con algunas de sus pirecuas, que por definición son un género de canciones con letra en lengua purépecha. Éstas fueron grabadas este año en Charapan por la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Aquí estamos para presentarlo junto con el librillo en el cual viene inserto.

El testimonio musical que éste disco contiene muestra algo simple pero notable: tatá Benito sabe componer pirekuas. Se dice fácil, pero es un arte fino. Aún más: sabe hacerlo como se hacía “más antes”. Doble mérito. Por lo tanto, tenemos el regalo de poder escuchar el estilo de las pirecuas de Charapan como se componían y cantaban en tiempo de los abuelos y como aún lo hacen quienes vienen de entonces.

La música tradicional en la sierra está siendo desplazada por la aplastante presencia y el poder sonoro de las grandes bandas que llegan del mundo del espectáculo en tráilers y con enormes bocinas. Éstas tocan la música, hay que decirlo, que a la gente parece gustarle hoy en día en la sierra y la que anima sus bailes masivos. Como etnólogo lo constato, me guste o no, pues la población disfruta de lo que quiere y no de lo que los antropólogos quisieran.

Con todo, también estoy convencido de que también hay que seguir oyendo lo que viene de “más antes”, para saber lo que fue primero. Tatá Benito nos ha permitido volver a oír el sonido de la tierra, escuchémoslo.

Diósï meyámu, gracias."

Carlos García Mora. Texto leído el 1º de octubre de 2010 en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología (México), durante la presentación del librillo y disco Soy del barrio de Santiago (México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2010). Ésta se llevó a cabo como parte del VI Foro de Música Tradicional. Música de México para el mundo: géneros, ritmos e instrumentos.


Hechas de andanzas y memoria, las pirecuas de tatá Benito, originario del barrio de Santiago, en Charapan, sierra michoacana, son reflejos de un destino, la forma de ser purépecha, un canto a la mujer, heredado de la vieja tradición que escuchó de niño.

Esa riqueza cultural ha quedado registrada ya en el volumen "Soy del barrio de Santiago", que editaron este 2010 el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), en su colección Testimonio Musical de México.

Se trata de un cuaderno histórico y un disco compacto que recogen las investigaciones que en torno a la pirecua se han realizado, incluido un rescate antropológico de la sonoridad musical de San Antonio Charapan y la propia historia de Tatá Benito, uno de los más prolíficos autores de este canto.

En el volumen, destaca el prefacio, Tatá Benito "nos muestra la fortuna de su memoria fresca y vital, de esas maneras que aprendió desde niño para usar las palabras de su tierra purépecha, de acomodar los tonos, los ritmos, de convertir en canto los paisajes".

El venerable ha compuesto muchas canciones, ni siquiera sabe cuántas, sólo sabe que las recuerda momentos antes de entonarlas, "le basta una palabra, el día de una fiesta, los ojos de una muchacha, o la nota de la guitarra, y es entonces cuando, entre rasgueo y acorde, se produce la canción. Notas, letras y acordes de canciones, testimonios e investigación documental se entremezclan en este trabajo para hacerlo un material único, de una riqueza cultural incalculable.

El disco contiene 19 pirecuas, entre ellas, "Palabra de compromiso", "Decídete", "No me podrán detener", "Flor de palmita", "Flor de naranjo", "Male Reginita", "Adiós Chuchita del alma", "Chabelita se fue de mi" e "Isadorita del alma". Los títulos aparecen en español y en purépecha, porque para ser pirecua, dice Tata Benito, hay que dominar el tarasco.

El material es interpretado, desde luego, por don Benito Sierra Rosas (Tatá Benito), acompañado por Cirilo Sierra Hernández. Los textos son de Carlos García Mora, de la dirección de Etnohistoria del INAH; Julián Martínez Vázquez, del Programa de Músicos Tradicionales Mexicanos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes; y Catalina Rodríguez, de la Subdirección de Etnología del Museo Nacional de Antropología.

Notimex, Noviembre 2010

Repertorio:

01 - Wantákwa Íntspeni (Palabra de Compromiso)
02 - Mentku Wantaa (Decídete)
03 - No ne Maríni Wati P'inkuni (No Me Podrán Detener)
04 - Palmíti Tsitsîki (Flor de Palma)
05 - Naraxani Tsitsîki (Flor de Naranjo)
06 - Mále Catalinita
07 - Reginita Pedestal (Mále Reginita)
08 - Mále Susanita
09 - Mále Evangelina
10 - Mále Elvia
11 - Nipa Ya, Chuchita  Mintsitarhu Anápu (Adiós, Chuchita del Alma)
12 - Ékari no Miteeka Wantákwa Íntspeni (Si No Sabes de Compromiso)
13 - No Jeyaranharhi (El Despechado)
14 - Noreni Jamapirinka Wantákwa Intskuni (No Me Anduvieras Dando Palabra)
15 - Chabelita Jarhontachistirini (Chabelita Se Fué de Mí)
16 - Isidorita Mintsitarhu Anápu (Isidorita del Alma)
17 - Wantákwa Ínstpeni (Palabra de Compromiso, Segunda Versión)
18 - Arhireni Méntku (Decídete, Segunda Versión)
19 - No ne Maríni Wati P'inkuni (No Me Podrán Detener, Segunda Versión)

1 comentario:

Mike Romo dijo...

http://bit.ly/2pozELZ