sábado, 26 de noviembre de 2016

Somos el Instrumento de Dios: La Música y la Muerte en el Valle de Oaxaca (2012)

 

Como resultado de nueve años de investigación, notas y grabaciones de campo, el disco Somos el instrumento de Dios: La música y la muerte en el Valle de Oaxaca recupera un pasado y prácticas que, hasta hace pocos años, tenían un uso y una función dentro de la vida festivo-ritual en los pueblos del Valle de Oaxaca.  En el disco se podrán escuchar géneros musicales como la marcha, el jarabe, la polka, la canción ranchera y marchas fúnebres, que hablan del sentido de diversas celebraciones, en el calendario, en las que la música y la muerte se dan la mano.

Las manifestaciones musicales que hoy en día tienen vigencia en los pueblos del Valle de Oaxaca son tan diversas que es dificil definirlas a partir de un género o un estilo. Al hablar de la música de Oaxaca lo primero que se piensa es en la música de banda; sin embargo, esta primera impresión no siempre concuerda con la realidad. Los datos que nos proporciona la historia, junto con los datos recopilados en campo, señalan que la música de esta región de México ha transcurrido por un largo proceso de cambio y transformación como resultado de múltiples acontecimientos sociales, políticos, religiosos, económicos y culturales. Prueba de ello es que la música tradicional en el Valle de Oaxaca no siempre estuvo circunscrita a la banda de viento.


Édgar Serralde y Gonzalo Sánchez destacan el trabajo de registro de expresiones poco conocidas o que han caído en desuso como El rosario cantando, interpretaciones con rasgos del tiempo de la Colonia, a cargo de jóvenes apóstoles, o la Décima de angelito, fandango realizado al morir un niño para festejar su alma pura. De acuerdo con Édgar Serralde: “En Oaxaca el Día de Todos Santos es una fiesta en la que el sonido y la música difícilmente quedan excluidos (…) testimonio de esto son los puestos de discos compactos ubicados en los tianguis y fuera de los panteones. Su propósito es proveer a los familiares del difunto la música que a éste agradaba en vida y rememorar con ella su presencia”. El disco Somos el instrumento de Dios: la música y la muerte en el valle de Oaxaca está integrado por 25 ejemplos que hablan de las prácticas sonoro-musicales de las comunidades de Santa Catarina Minas y San Antonino Castillo Velasco, Ocotlán; San Bartolo, Coyotepec; San Luis Amatlán, Miahuatlán; San Sebastián, Etla; Cuilapan de Guerrero; Santa Cruz Xoxocotlán; Santa María Atzompa, y la Ciudad de Oaxaca de Juárez.


La celebración de los Días de Muertos en Oaxaca es una ceremonia popular que invoca a los espíritus de los ancestros para invitarlos a "convivir" en el mundo terrenal, por lo que se procura agasajarlos en la forma más atenta. Su visita entre nosotros obedece a un permiso obtenido desde el más allá para que las ánimas de los difuntos puedan visitar a sus parientes. Los muertos retornan a su hogar por que son atraídos por sus antiguas pertenencias o por el amor de sus deudos. Existen vestigios de las representaciones de la muerte llevados al cabo por las diversas culturas que florecieron antes de la llegada de los españoles. Dichas culturas sostenían que con los vientos fríos del norte, llegaban los espíritus de sus muertos a visitarlos y para recibirlos organizaban fiestas en su honor. Desde la evangelización de Oaxaca llevada al cabo por los Dominicos Fray Gonzalo Lucero y Fray Bernardino de Minaya, a la cabeza de un sinnúmero de misioneros civilizadores; se implementaron las fechas para celebrar a los Fieles Difuntos, tomándose como resultado del culto a los muertos que ya tenían los pueblos aborígenes y las preces de la Iglesia por los antepasados. Es posible asegurar que ninguna población de México permanece indiferente a tan arraigada tradición que de alguna forma fortalece los vínculos familiares evocando la memoria de los seres queridos.


La celebración de Muertos se inicia a mediados del mes de octubre con la adquisición de los productos que habrán de colocarse como ofrenda en un altar. Desde muy temprano, los mercados se instalan y se visten de olores y colores característicos, entonces comienza la concurrencia de deudos. Puede encontrarse entre los productos característicos de la temporada: el mole negro, los dulces oaxaqueños, entre los que no puede faltar la calabaza en conserva, las manzanitas de tejocote y el nicuatole, acompañados por el chocolate y el pan de muerto. Todo esto y las frutas de la estación son elementos que se utilizan para adornar los Altares de Muertos y para rodear las ofrendas que se colocan en honor a aquellos que han partido ya de este mundo.


El primero de noviembre es día de "llevar los muertos", la costumbre consiste en obsequiar a parientes y amistades de la familia una dotada muestra de las viandas que integran la ofrenda de muertos. La entrega se hace casa por casa. Este día se venera a los "angelitos", es decir a los parientes que murieron siendo niños. El día dos de noviembre se venera a los finados adultos. Todos los Santos y los Fieles Difuntos son ocasiones para que nuestro pueblo ejerza sus ancestrales costumbres. Algunos, orando por sus familiares pasados, otros yendo a los cementerios para adornar las sepulturas que permanecen en los panteones, elaborando así los altares de muertos. Gran parte de la preparación de estas fiestas se ve reflejada en la construcción de los Altares de Muertos, ofrenda que se hace para honrar a los familiares fallecidos, ya que según la creencia popular, ellos vendrán a visitar sus moradas y a sus familias en este día.

Los Altares de Muertos, son instalados en las casas de sus familiares o en los mismos panteones sobre las tumbas y la varía de acuerdo a las tradiciones de cada región. Todo lo que el fallecido disfrutó en vida, es recordado al preparar el altar; la ofrenda se coloca el día 31 de octubre por la mañana, y es todo aquello que los deudos vendrán a saborear y disfrutar. Estos altares se levantan generalmente sobre una mesa forrada con un mantel o una sabana blanca o bien con papel de china "picado"; en las patas frontales de la mesa, se amarran unas cañas de azúcar o carrizos, a los que se les da la forma de arco triunfal, por donde se da la bienvenida a los fieles difuntos.


Tradicionalmente en todo Altar de Muertos jamás se olvida colocar la flor de muerto, y el oloroso "cempasúchil", y también las flores de otro tipo. Otra de las ofrendas que nunca se soslayan y se sitúan en los altares para que las ánimas de los difuntos se alumbren, es la lámpara que contiene el aceite de higuerilla, las velas de cera blanca o amarilla y veladoras. Dependiendo de cada familia, las imágenes religiosas y fotografías de los finados también suelen colocarse. Desde el tiempo prehispánico hasta nuestros días, ha sido costumbre entre nuestros pueblos, colocar en el altar de muertos la ofrenda de copal o incienso, substancias que al ser quemadas, producen olores aromáticos; esta ofrenda estaba considerada como uno de los principales tributos a las divinidades.


Una vez colocado el altar, nadie puede tocar absolutamente nada. Los invitados son los muertos y son ellos quienes inician el convite, en su retorno al inframundo, ya satisfechos, únicamente se llevarán el olor y la savia de los platillos, sólo después de ellos, todo podrá ser probado por los deudos. Por todo lo anterior, "Los Días de Muertos" representan una mezcla de tradición, culto, fiesta, magia e historia en Oaxaca. Es un espectáculo magnífico el que se vive en los panteones; como el Panteón General adornado con más de 2 mil 400 veladoras, o qué decir del Concurso de Altares de Muertos, de los magníficos adornos de las tumbas, del ingenio y esmero de los familiares para agradar a los ya finados y de toda esta expresión de amor terrenal. La Ciudad de Oaxaca se prepara para esta reunión con los difuntos, y en cada uno de los Panteones se tienen actividades que es posible compartir, vivir y experimentar por cada uno de nosotros.

Repertorio:

01 - A la Horca (Toque de carrizo y llamado de pintos)
02 - La Muerte de Carnaval (Marcha fúnebre)
03 - Jarabe del Valle (Jarabe)
04 - Perdón Oh Dios Mío y Perdona a Tu Pueblo Señor (Alabanzas)
05 - Silbatos de Búhos (Toque)
06 - Dichoso de Ti Ángel Bello (Despedimento de angelitos)
07 - Dichoso de Ti Angelito (Décimas)
08 - Besos y Cerezas (Polka)
09 - Con Cuanto Anhelo (Alabanza a la virgen)
10 - Eres un Ángel Divino (Rezo)
11 - Polka del Diablo (Polka)
12 - Flores de Mayo (Bambuco - Canción)
13 - Miserere de Angelito - Marcha del Agua (Miserere)
14 - Agonía (Toque de campanas)
15 - Levántate Alma Cristiana (Canto religioso)
16 - Despedimento de Difunto (Rezo)
17 - Despedimento de Difunto (Canto)
18 - Miserere de Angelito - Marcha del Agua 2 (Miserere)
19 - Rosario Cantado (Canto religioso)
20 - La Calaca (Verso de cotompintos)
21 - Cruz de Olvido (Canción)
22 - La Calavera (Verso de cotompintos)
23 - Un Puño de Tierra (Canción)
24 - La Muerte (Verso de cotompintos)
25 - Miserere de la Cruz (Miserere)

A disfrutar!

3 comentarios:

Mike Romo dijo...

http://bit.ly/2fkQzvC

ana_xyz dijo...

ohh! que aportazo Mike! gracias por compartir

H.G._curucuta dijo...

Muchas gracias por compartirlo. Saludos. Hilda