martes, 20 de octubre de 2009

Pindékuecha, 10 años

Anuncian la presentación de Pindékuecha, 10 años, primer disco de la agrupación

Luego de una década de difundir la música tradicional purépecha en México, Estados Unidos y América del Sur, la agrupación uruapense Pindékuecha llegó a una conclusión poco alentadora para el futuro de esa expresión musical autóctona: “todo se está globalizando y las particularidades de nuestra música se están diluyendo”, dijo el director de la agrupación, Juan Zacarías Gómez, al anunciar la presentación de su primer disco, Pindékuecha, 10 años, lo que constituye también una evolución en las formas de trabajo de los músicos tradicionales que hasta hoy se niegan a realizar registros sonoros sobre sus obras.
En entrevista con este diario, el violinista definió que el lanzamiento de Pindékuecha, 10 años (disco que reúne sones abajeños, pirekuas y un gusto perteneciente a la Tierra Caliente del Balsas y que se presentará hoy a la 19 horas en el Centro Cultural Universitario en la ciudad de Morelia), representa una transformación en las formas de trabajo de los músicos tradicionales michoacanos, quienes hasta hace poco aún mostraban un celo evidente al compartir sus obras por temor a ser plagiados.
En ese sentido, el instrumentista de procedencia indígena reconoció que “la música tradicional se está adaptando a los tiempos, a la evolución, a la preservación que intentan las políticas culturales, aunque también la música tradicional está evolucionando al incorporar instrumentos electrónicos en algunas comunidades, algo con lo que yo no voy muy de acuerdo porque yo aprendí de los maestros antiguos y me enseñaron que era necesaria la preservación”.
Sin embargo, la existencia de la agrupación, que reúne instrumentos acústicos como violines, guitarra y contrabajo, representa una modificación en el uso de la música tradicional purépecha, pues junto a otros ensambles como Erandi y Phurembe, Pindékuecha trabaja como un puente entre la rutina artística del sector indígena y la vida institucional de la capital del estado, pues las tres agrupaciones difunden la música tradicional tanto en comunidades indígenas como en actos civiles convocados por las instituciones públicas en los sectores urbanos.
En ese sentido, Juan Zacarías se dijo consciente de que ese fenómeno es ya estudiado e incluso estigmatizado por investigadores de la cultura indígena contemporánea, aunque resaltó: “no estamos tratando de convertir a la música purépecha en una moda, sino de difundirla para preservarla y provocar que se abran espacios”.
Al hablar sobre el disco con que se festeja la primera década de trabajo de la agrupación que reúne a Cuauhtémoc, Jorge y Carlos Sánchez García (+), además de José Luis Felipe Espinoza, Huver Felipe Ruiz y el propio Juan Zacarías, el último subrayó que la puesta en circulación del disco constituye una muestra de apoyo del sector michoacano que vive en el extranjero hacia el arte que aún pervive dentro del estado, pues surgió de una gira por Estados Unidos donde un michoacano oriundo de la Tierra Caliente del Balsas, Refugio Escuadra, ofreció su propio estudio de grabación instalado en Texas, así como el financiamiento necesario para la producción del material, por lo que la agrupación respondió insertando una obra distinta a la de la cultura purépecha, el gusto, como muestra de agradecimiento.

Reproduzco este artículo un poco a propósito de lo que se ha comentado sobre la tradición purépechea en el disco de los Gallos de Acachuen. Me parece interesante saber que opinan los músicos tradicionales sobre la pérdida de las tradiciones por una parte y su lucha por preservarlas por la otra.

2 comentarios:

José Manuel Recillas dijo...

Hola, ya está el nuevo enlace del disco de Schuibert. Ojalá lo disfrutes. Gracias por visitar la página. Recibe un cordial saludo.

alfredo63 dijo...

GRACIAS POR ESTE BUEN APORTE DE MUSICA