miércoles, 19 de abril de 2017

Los jaraberos de Nochistlán Vol 2



Los jaraberos de Nochistlán Vol 2



Nicolás Puentes Macías: fundador, director general y violín 
David Pérez Gómez, violín 
Samuel Aguayo Martínez: guitarra quinta 
Josafat Puentes Vargas: arpa 
Martín Díaz Muñoz: tambora 
Antonio Sandoval Ornelas: guitarrón



El jarabe, expresión identitaria recuperada en su autenticidad por Jaraberos de Nochistlán 
Texto de Alma Ríos en La Jornada

“Esta música estaba clasificada en el nivel más bajo, la pisoteaban, la arrastraban las gentes que ocupaban este tipo de agrupaciones. Pensaban que era la más corriente, la más insignificativa. A través del surgimiento de esta agrupación se le dio un lugar. Ahora se lleva a muchos eventos y no nada más de borrachera. Entonces yo creo que también a eso contribuyó Jaraberos”, expresó Nicolás Puentes acerca de una labor que encuentra sus raíces atrás, 100 años en el tiempo.


Esta visión se opone a la función social que tuvo el jarabe entre 1860 y hasta 1950, en sus dos expresiones, música y baile, pues era el medio de manifestar la alegría en los eventos importantes de la vida de los habitantes del sur de Zacatecas, una tradición identitaria de esta zona, que por descuido y abandono estuvo a punto de desaparecer.


La familia Puentes estuvo siempre vinculada a la tradición, sus integrantes han sido ejecutantes en el devenir y evolución de este género. En su más reciente etapa como Jaraberos de Nochistlán y desde hace 14 años, han realizado una investigación que ha recuperado poco más o menos, 50 piezas de esta expresión.


Entrevista a Nicolás Puentes






Para conocer el jarabe nochistlense, ofrece Nicolás Puentes, hay que escucharlo, una oportunidad que casi iba a ser imposible para las nuevas generaciones antes de que se grabaran dos discos y un documental que inscritos en el proyecto Testimonios Musicales de Zacatecas que encabeza el docente e investigador Esaúl Arteaga Domínguez, han conseguido en labor conjunta con la agrupación, que esta tradición reviva localmente y trascienda fronteras hacia países como Cuba, Canadá, Brasil, Australia, China y Argentina. Y nacionalmente distintos estados de la República.


“Un jarabe se compone de tres partes: un compás de tres cuartos o seis octavos, seguido de una diana que simboliza un aplauso. Un verso para cambiar de posición (los bailadores, hombre y mujer)”.


Es, define, “una música viva, alegre. Que por sí sola incita al baile con fraseos diferentes sobre todo en los violines”.

La instrumentación básica para interpretar el jarabe nochistlense, comparte, se compone de dos violines, una tambora y una guitarra doble. Posteriormente se le agregó una vihuela, un guitarrón y el arpa.

El jarabe es uno de los antecedentes de la música de mariachi, en su versión zacatecana y concretamente nochistlense no encuentra parangón con otros ritmos y expresiones como los sones, los huapangos, y otros géneros, e incluso señala, “cualquier otro jarabe de regiones diferentes. Ese es el jarabe de Nochistlán”.

Repertorio


Jarabe #4
La Pava
El Gato
Linda Mujer
Chotís
Lucas Gutiérrez
La Molonquera
Jarabe #3
La Chuyina
Polka
El General Quevedo
Voy de Pasada
El Leoncito

Aporte de Jorge Altea..


Para leer mas, (nadie ha muerto por leer mas..)

Voz y sentimiento del sur de Zacatecas

Tradición musical en Zacatecas (1850-1930): una historia sociocultural

2 comentarios:

ana_xyz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana_xyz dijo...

http://bit.ly/2oMHzT9