martes, 12 de mayo de 2009

Grupo Tacoteno - Pobre enamorado

Una aportación de Mike Romo, gracias!

Juan Meléndez de la Cruz, originario de Minatitlán, logra en un medio tan difícil como lo es una ciudad petrolera impulsar el trabajo a favor de la tradición y establece las bases en nuestra región con su trabajo en la radio, los periódicos, la organización de fandangos, la impartición de talleres, las grabaciones, las giras realizadas, etcétera, para todo lo que viene después, es decir, la formación y multiplicación de los grupos de son jarocho y de los eventos que hoy ofrecen una alternativa de recreación a la población del sur del estado. En junio de 1984 funda el grupo Tacoteno con Noé, Benito y Genaro González García realizando una presentación en la semana cultural de la escuela ESBOM.

“Al ver el grupo Mono Blanco, yo creo que eso le pasa a todos, pensé, yo voy a formar mi grupo y en ese 84 formé el grupo Tacoteno en abril o mayo y Arcadio Hidalgo falleció en julio”. “Y se hacían los fandangos Mono Blanco-Tacoteno y además he tenido la posibilidad de que siempre haya habido buenos músicos en Tacoteno, porque ahí en Minatitlán vivían Noé, Benito y Genaro González que en 1968 grabaron en la serie Música de México del INAH memorables, ellos son los padres de Noé y de Marcelo González, de Joel, que han estado en diferentes grupos del movimiento”

Tacoteno es el primer grupo del movimiento que graba el zapateado tradicional para mujeres denominado “De a cuatro”, “De a montón” que siempre fue ignorado por lo ballets folklóricos, incluyéndolo en su primera grabación “Sones de tarima” realizada en 1987 con el sello “Pentagrama”. También son el primer grupo de movimiento en salir en formato de disco compacto, lo que logran en 1990 con su álbum “Que resuene la tarima”.

LA DIFUSIÓN

En ese mismo año de 1984, inicia la publicación de artículos en el diario local “La Opinión”, y en esas notas, al igual que en los programas de radio que realiza, denomina al trabajo a favor del son y la tradición jarocha como “El movimiento jaranero”, nombre con el que hasta la fecha se le identifica. En 1987 propone y logra que las fiestas de la Candelaria en Minatitlán (que deben ser las fiestas titulares del municipio), vuelvan a incluir el componente jarocho con la presencia en el fandango de los grupos “Mono Blanco”, “Tacoteno” y “Santa Rosa Loma Larga”, estableciendo contacto con la Unidad de Culturas Populares con sede en Acayucan.

La radio fue el medio más eficaz para Juan Meléndez, ya que el alcance de las ondas sonoras, le permitió penetrar en diferentes partes de la zona. “Un amigo me comentó: Fíjate que andaba yo por la zona rural de Minatitlán y con las transmisión que hiciste del programa de radio, se armó un fandango, no tienes idea de lo que estás haciendo, del impacto. Los Arizmendi de Soteapan, un día les pregunté, oigan y ustedes cómo aprendieron, y me respondieron que oyendo el programa de radio. Ha sido una satisfacción, uno busca alternativas y la vida de uno se enriquece, cambia totalmente”

En 1992 sale el casette “Fandango, fiestas de la Candelaria Minatitlán 91” en el que por primera vez se registra son jarocho cantado en lengua nahua y zoque-popoluca. Grabación que es impulsada y coordinada por nuestro personaje.

EL RECUENTO

De esta manera Juan Meléndez de la Cruz, recuerda que el primer grupo en rescatar de las cenizas al son jarocho fue Mono Blanco, después Tacoteno, Siquisirí, Los Parientes y de ahí en adelante un sin fín de nombres han seguido apareciendo. ¿Cuál es la idea? “Formas más apegadas a lo tradicional, una participación más libre, colectiva y ellos tenían su esquema de los jarochos de blanco, nada más bailan los guapos, altos y delgados con una sonrisa congelada, falsa y en el fandango es natural”. Para el también sicólogo, el coqueteo que presentan los ballets es totalmente artificial: “Entonces volvió a presentarse el fenómeno que se daba en el campo jarocho cuando el fandango era la fiesta principal, de que la gente se enamoraba en el fandango, ya se da de nuevo, se forman parejas dispares, de gente muy escolarizada y gente sin escolaridad”.

Reconoce que el Movimiento Jaranero, ha avanzado: “Cuando inició el movimiento habìan grabados 50 sones jarochos, y hoy hay más de cien, es decir, ya se duplicó la cifra, se han creado nuevos sones, han surgido muchos grupos y entonces sin que pudiera llegarse al ideal de que todo el mundo baile el son jarocho, pero que sea una alternativa, en todas las festividades. Vamos avanzando”

¿Cuál es tu opinión del Movimiento en la actualidad? “Con cosas muy positivas, con una gran incorporación de gente, pero también con algunas tendencias hacia el virtuosismo, ahora hacemos cosas que siempre criticamos: Criticamos a los ballets cuando empezamos, que hacían bailes solos, sin música y ahora casi todos los grupos del movimiento lo hacen, formando parte de su espectáculo”. “Sí hay una tendencia a traslaparnos con los jarochos de blanco y a decir que todo se debe meter en el mismo saco y yo pienso que no, porque el movimiento jaranero empezó por la izquierda, surgió en las peñas de la música latinoamericana donde se expresaban las ideas izquierdas”

¿Que opinas de la inclusión de instrumentos? “El agua que no se mueve y se estanca, se pudre, entonces yo creo que es una cuestión natural, porque para que la tradición le diga algo a los jóvenes, tiene que transformarse. No es azaroso, se va a quedar, ahora sí, el que tenga más saliva, traga más pinole. Tu puedes hacer un son jarocho muy efectivo y yo hago otro, pero tu trabajas para el radio, cuál es el que se va a difundir, pues el de la radio”

Otra de las aristas del fenómeno, radica en la posibilidad de ser reconocidos como músicos profesionales y que sean retribuidos por sus proyectos de trabajo: “Ahí hay una gran contradicción, al mismo tiempo que se ha avanzado en los medios y hay programas de radio y hay talleres y multiplicidad de eventos, hay grabaciones, videos, tesis, y hoy los periódicos son más receptivos a esto,sigue siendo muy difícil vivir únicamente del trabajo de difusión a favor del son jarocho, mi respeto para los compañeros que están en esa dirección y que no haya la base material para que puedan desenvolverse, trae muchos conflictos que se reflejan en la división de los grupos”. “Sin embargo cada fenómeno trae internamente su contradicción, al mismo tiempo que es lamentable que truenen los grupos, trae una multiplicación de nuevos grupos”, añade.

LA SALIDA

Juan Meléndez de la Cruz, decide apartarse del movimiento luego de 20 años de trabajo constante en el 2001.

¿Por qué decidiste hacerte un lado? “En alguna forma, porque gracias a que muchas personas en el sureste mantienen y desarrollan iniciativas a favor del Son jarocho, su difusión y permanencia está garantizada (Dijo Arcadio Hidalgo que si los niños y jóvenes lo practican, el son no va a morir). Entre ellas Isis Lázaro con los Negritos, Liche Oseguera con Relicario, Ricardo Perry y Noé González con los Cojolites, Patricio Hidalgo con Quemallama, Daniela Meléndez con todo su trabajo en el radio, Paulino Domínguez, etc. y algunos más que se me pasan”

“Porque después de tres grabaciones, giras internacionales, 8 años haciendo programas de radio, etc. es tiempo de aceptar el relevo generacional y qué mejor ejemplo que mi hija Daniela Meléndez, quien con mejor preparación y la lozanía y empuje de la juventud podrá emprender y llevar adelante iniciativas novedosas”. “Porque el nivel de ejecución en el Movimiento cada día es más exigente y se necesita tiempo para estar bien preparado y participar con la calidad que cada día aumenta y también porque a pesar del avance que se ha logrado, no obstante que el trabajo a favor de la tradición tiene un reconocimiento social, aún no hay las condiciones para los que se dedican a eso, puedan vivir decentemente y las autoridades que tienen la obligación de realizar o apoyar este trabajo, siguen pensando que los promotores y ejecutantes del Son, deben trabajar para que las nuevas generaciones y la patria se los agradezcan y la remuneración debe ser simbólica”. “Pero nadie debe confiarse, porque aunque Juan Meléndez y Tacoteno han cumplido su papel, probablemente todavía tienen algo que ofrecer a favor de la cultura jarocha” Finaliza.

Grupo Tacoteno - Pobre Enamorado (1995)



1. La Sarna
2. El Amanecer
3. El Niño
4. El Lelito
5. La Culebra
6. La Lluvia
7. Las Flores
8. La Herlinda
9. Pobre Enamorado
10. Café Molido
11. Décimas
12. Los Negritos


Disfrútenlo!

6 comentarios:

ana_xyz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel A. Romero dijo...

Gracias por publicarlo Ana!.... el grupo se llama Tacoteno y es de los primeros en esta "renovación" del movimiento sonero iniciada por Mono Blanco. Ya te estoy preparando un mirror en RS y otros discos que sé te interesarán.

Saludos!

Miguel A. Romero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ana_xyz dijo...

Gracias, Miguel!

MoCo dijo...

A traves de su blog le quiero hacer llegar un saludo al añejo amigo Juan Meléndez (conocido desde sus andanzas de sindicalista en la Ciudad de México) con mis mejores deseos y esperando se encuentre bien.
Un Abrazo.
Marco Antonio Cruz Castillo

Anónimo dijo...

Quisiera los link para los discos plaease :D