martes, 31 de mayo de 2016

Los Rogacianos - Cuatro Huastecas (2012)


"Cuatro Huastecas" interpretado por Los Rogacianos: Raigambres y pujas melódicas/rítmicas que rinden tributo a una de las manifestaciones musicales mexicanas más sustanciales de su variado folclor sonoro. Rasgos musicales españoles, africanos e indígenas que datan del siglo XIX en cadencia de 3/8, 3/4 y 6/8 con raíces en los fandangos medievales de España. “El son huasteco es mi vida, llevo más de 50 años interpretándolo; no sé qué sería de mí sin la huapanguera y el violín. Mi existencia está trazada a ritmo de huapango. Que me entierren con huapangos, así dice una de mis composiciones y así quiero que sea”, comenta Adelfo Hernández (Hidalgo, 1940), director musical de Los Rogacianos, en exclusiva para La Razón. Tres instrumentos —guitarra huapanguera, jarana huasteca y violín— han erigido un cosmos que define y precisa las venturas musicales del noroeste de Veracruz, Tamaulipas, Hidalgo, San Luis Potosí, Sierra Norte de Puebla, Sierra de Guanajuato y Querétaro. “Nosotros también usamos el arpa, nos remontamos a la tradición de los huxtecos y no tenemos problemas en recurrir a ciertas señales del son jarocho”, precisa Hernández. En 4 Huastecas se percibe un halo de sutiles fusiones de son istmeño, son de Costa Chica, son de Tepalcatepec, son de Veracruz y son huasteco: muestrario de “sones calentanos” en conformación de formato orquestal que incorpora el guitarrón y el arpa. “Somos soneros de corazón, por nuestra sangre corren semillas de todas esas tradiciones”, informa el fundador de Los Rogacianos.

Fonograma que transpira tradición pujante por todos sus recodos. Trabajo que resume un gozoso trasiego por las sendas del son mexicano. “Empezamos como trío en 1956 en un concurso de la emisora XERH, en donde ganamos el primer lugar; después formamos el conjunto Los hermanos Hernández: la cervecería Modelo nos contrató para un recorrido por toda la República. Cambiamos al nombre de Conjunto Miramar, pues empezamos a incorporar elementos del son de la Costa, hasta que nos convertimos en Los Rogacianos. Sume usted: son más de 50 años difundiendo el folclor musical de México”, detalla el ilustre hijo de Atecoxco, Municipio de Tianguistengo, Hidalgo.


Catorce sones, de los cuales diez tienen la rúbrica de Adelfo Hernández: periplo melódico que aborda motivos festivos, sucesos tristes, amores y pasiones. Coplas de versos octosílabos en combinaciones estróficas que apelan a cuartetos, quintillas o sextillas. “Todo depende del festejo, de la celebración. Los versos muchas veces se improvisan y pueden ser pícaros o pasionales, todo obedece a la habilidad del vocalista para improvisar motivos acordes con las circunstancias de la parranda”, apunta el guía musical de los hermanos Hernández. “Fue nuestro padre el que nos metió en la cabeza esto de la música. Empecé con mis hermanos Celso y Jesús, poco a poco se fueron incorporando los otros hermanos. Actualmente en Los Rogacianos nos apoyamos con otros músicos (guitarrón y arpa) para adornar nuestras melodías”.

Grupo que destaca por el “azote” (mánico) enérgico en los dibujos tonales (escúchese, por ejemplo, los temas “El bailarín”, “El necio” o “Mi lindo pueblo”) y asimismo, por el dinámico diálogo entre violín y falsetto. Los subrayados de arpa y guitarrón proporcionan una acústica de singular empalme armónico.

Carlos Olivares Baró.

Repertorio:

01 Cuatro Huastecas
02 El Bailarín
03 Entre Tus Brazos
04 El Viejo
05 El Medio Gringo
06 Que Bonito es el Amor
07 Que Me Entierren
08 Mujeres de Tamaulipas
09 Mi Pensamiento
10 El necio
11 Ya Me Voy, Me Voy
12 El Poblano
13 Mi Lindo Pueblo
14 Homenaje Huasteco

Digitalizado y codificado en MP3 @ 320kbps

sábado, 28 de mayo de 2016

Sones del Istmo (1999)


Sin duda alguna, el Istmo de Tehuantepec se distingue de otras regiones del estado y el país por dos grandes hechos: su configuración pluricultural eminentemente indígena, descendiente de las civilizaciones precolombinas mesoamericanas, que son la base de las culturas que hoy en día viven ahí; y su situación geográfica, como un conector terrestre natural entre el Océano Pacífico y el Golfo de México, con sus consecuencias políticas, económicas y sociales, las que han permitido que el Istmo sea un crisol de culturas, y por tanto, de varias expresiones musicales que cohabitan, compiten, rivalizan y comparten un ir y venir de mutuas influencias: la zapoteca, la mixe, la chontal, la zoque, la huave y la mestiza.

Los zapotecos del Istmo reconocen que entre las formas musicales que ejecutan y desarrollan se encuentra el “son”. Conocido en lengua española como tal, los músicos nativos hablantes del zapoteco definen a este género musical como son yaa (el “son genuino”); el cual tendría su equivalencia al español, entre los músicos, como “sones istmeños”, definiendo a éstos como los tradicionales, antiguos y propios de la cultura musical zapoteca. Además del son, los zapotecos también cultivan otras formas musicales resultado de influencias externas que al pasar el tiempo se “zapotequizaron”, por decirlo de alguna manera, y que hoy ya son parte de su repertorio. Tal es el caso de las mazurcas, chilenas, boleros, colombianas, o columbianas, tangos, corridos, polcas, arrullos, huapangos, el merequetengue, vals, canciones, etcétera. Estas formas musicales pueden ser ejecutadas por distintas agrupaciones: desde un solo trovador con su guitarra, una marimba, con caparachos de tortuga o una banda. De igual manera suelen ser instrumentales o cantadas, ya sea en español o en didxazá o lengua zapoteca, que es una de las características de esta tradición musical. La valía de la lengua indígena expresada en esta forma musical coloca a la música cantada de los zapotecos como una de las más representativas del canto indígena en México.


El son es el principal género musical en el istmo, y es protagonista en bodas, ferias y fiestas religiosas. Algunos de los sones istmeños más conocidos son "La Llorona" y "La sandunga". Entre los intérpretes más conocidos están la Banda Princesa Donají, el Trío Xavizende, Mario López y el Viejo Lucuxu. En tiempos recientes, existen intérpretes internacionales como Lila Downs que arreglan e interpretan el son istmeño con instrumentaciones distintas a las tradicionales.


El son toma el nombre de la región donde se toca, por ejemplo el son de la región istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca, se les nombra sones istmeños, refiriéndose también a lugares como Juchitán, Salina Cruz. Los sones de esta región en su texto hablan de la mujer, por ejemplo; La Martiniana, La Petrona, La Juanita, La sanmigueleña y un sin fin de sones  dedicados a la mujer y cuando se trata del hombre le llaman; El Feo.   Quien no conoce este son tan bello de esa región donde se le canta al amor y se le canta a la muerte. Estos sones se tocan con trío,  un requinto, una guitarra sexta y una tercerola, tres diferentes afinaciones, tres voces. También se tocan con marimba a la que se le agregan instrumentos de metal y se forma lo que llaman marimba orquesta. El ritmo con que se tocan es un vals, en un compás de 3/4. Existe también la expresión musical en 4/4, el llamado bolero del istmo que los tríos interpretan con un sello especial, como por ejemplo la música de "Chu" Rasgado. En la década de los años cincuenta del siglo XX, existió un trío que llevó al mundo la música que nos dejó de herencia, el Trío Monte Albán.


La historia musical de Martín Chacón Carrasco es rica en vivencias y verdaderos golpes de suerte que lo llevaron desde los camiones urbanos hasta los grandes escenarios del país y la Unión Americana. "Cantaba en los tranvías al tiempo que vendía comida oaxaqueña. Así fue como un músico que viajaba a bordo me ofreció trabajo como cantante en "El caracol", un cabaret localizado por los FNM donde permanecí cuatro años. Luego trabajé en otro llamado "El gusano".

"Una noche" -relata emocionado- "llegó un negro elegante, cabello quebrado y me dijo: Niño ¿cuándo aprendió usted esta canción?",

-"¿cuál?" contesté.

-"Pues esa que dice cualquiera tiene su problema en la vida".

-"¡Huy!- le dije- tiene tres meses que me la aprendí. La escuché en la radio y me gustó tanto que la canto dos veces en cada presentación".

Se dio media vuelta y conversó algo con sus acompañantes y ¡adiós! Me llevó con él a conocer a los máximos artistas de México, Cuba y Puerto Rico en esos años. ¿Quién era ese hombre? José Dolores Quiñones, autor de "No, no te burles", "Vendaval sin rumbo", "Los aretes de la luna" etc. En mis más preciados recuerdos están Celia Cruz, Omara Portuondo, el maestro Lara y mi gran amigo José Antonio Méndez. Todos ellos me trataron de maravilla y aquí sigo todavía".


Hasta el momento don Martín cuenta con tres grabaciones que son distribuidas por EDUCAL, en todas las tiendas del CONACULTA.

Repertorio

01 - La llorona (Martín Chacón y el trío Los bohemios)
02 - Tehuana (Martín Chacón)
03 - La martiniana (Los hermanos Ríos)
04 - Juchiteca (Martín Chacón)
05 - La última palabra (Martín Chacón y el trío los bohemios)
06 - La Zandunga (Los cantores de América)
07 - La petenera (Martín Chacón)
08 - Ranchu Gubiña (Los andariegos)
09 - Xuncu Huini' (Martín Chacón)
10 - Gugu Huini' (Susana Harp)
11 - La petrona (Martín Chacón y el trío los bohemios)
12 - Guada Huínni (Claudia Martinez)
13 - Badudxapa' Binnixquidxe (Martín Chacón)
14 - La última palabra (Tehua)
15 - Para ne ti Naa - El feo (Martín Chacón y el trío los bohemios)
16 - La Ixhuateca (Eugenia León y el cuarteto latinoamericano)
17 - La migueleña (Martín Chacón)
18 - La Zandunga (Martín Chacón y el trío los bohemios)



viernes, 20 de mayo de 2016

Trío Armonía Huasteca - Al Calor del Huapango Vol. 1


Me encontré este LP por allí y a pesar de ser producido por un sello desconocido, resultó con una gran calidad de grabación, por lo que procedí a digitalizarlo. No encontré el año de esta producción, pero calculo que debe ser de los 70s. Es un excelente repertorio de algunos de los sones más tradicionales de la música huasteca, con el violín de Don Frume en todo su esplendor, en fin, un disco para disfrutar!



Repertorio:

1. La Leva
2. El Gusto
3. El Caimán
4. La Presumida
5. La Guasanga
6. El Aguanieve
7. El Huerfanito
8. La Petenera
9. Toro Requesón
10. La Cecilia

martes, 17 de mayo de 2016

Trío Armonía Huasteca (1978)


Este trío se formó en 1967 y Ana nos reportaba en su aportación que sus miembros originales fueron:

- Violín: Frumencio Olguín Nápoles +, originario de San Rafael Hidalgo
- Jarana huasteca: Abraham Martínez Trejo, Jacala de Ledezma, Hidalgo
- Quinta huapanguera: Jesús Rubio Alcántara de San Rafael Hidalgo

"Don Mencho", como se conocía a su violinista, se nos adelantó en el 2008. Se dejaron de escuchar para siempre los dulces acordes de uno de los violines más famosos del Son Huasteco; de quien por su amoroso transitar de más de 50 años por la tradición huapanguera se convirtió en una personaje legendario de la música popular mexicana.

Creador de piezas como “Ay amor como me tienes”, “Mi Zimapán”, entre muchas otras, Don Mencho, fiel a su destino y profundamente orgulloso de su origen campesino, se inició a los nueve años de edad en el “oficio” de músico huapanguero; oficio que abrazó cariñosamente. En 1967 Don Mencho, también llamado "Don Frume", encontró sus almas gemelas en las figuras de Jesús Rubio Alcántara y Abraham Martínez Trejo, compañeros inseparables por más de cuatro décadas con quienes grabó su primer disco LP e inició una insuperable trayectoria, recorriendo todo el país entero y parte del extranjero, como él apuntaba “para memoria y orgullo de la huasteca, y de mi querido natal estado de Hidalgo”.


“Armonía Huasteca” durante la década de los años 70`s y 80`s fue el trío de música huasteca de mayor difusión en radio y TV nacional, y referencia obligada del Son Huasteco. Su popularidad abrió brecha a un sinnúmero de agrupaciones de esté género, contribuyendo significativamente a consolidar el huapango como una de las expresiones más importantes del gran álbum musical de nuestro país.
Realizó más de 50 grabaciones profesionales, y en 1995 le fue otorgada por su trayectoria en Amatlán, Veracruz, la presea “Sol Poniente”

Don Frumencio Olguín Nápoles, nació el 22 de agosto de 1923 y falleció a las 2 de la mañana del domingo 14 de septiembre del 2008, en la ciudad de Zimapán, Hidalgo; lugar en dónde se congregó una gran multitud de amigos y familiares; todos ellos con gran pesar dieron el último adiós, a quien con violín en mano; con el corazón lleno de versos, interpretando “Querreques”, “Peteneras” y “Rositas” prodigó alegría a muchas generaciones. Descanse en paz Don Frume.


Repertorio:

1. La Huastequita
2. Serenata Huasteca
3. Alma Huasteca
4. El Gallito
5. Feria Huasteca
6. La Viborita
7. El Paseador
8. Las Dos Huastecas
9. El Cuervo
10. El Potosino

domingo, 15 de mayo de 2016

Conjunto Tlacotalpan - Música Veracruzana (1980)


Este es un LP producido por la UNAM, dentro de la serie "Voz Viva de México".

Voz viva de México es una colección de lecturas de fragmentos de literatura por sus propios autores y autoras. Cuenta con cerca de mil documentos sonoros, los cuales desde 1959 han sido grabados y editados en diversos formatos. Es una producción de la Dirección de Literatura de la Universidad Nacional Autónoma de México. Entre las voces que contiene esta colección se cuentan distintos premiados y premiadas con destacados premios como el Nobel, Cervantes y Princesa de Asturias. En 2006 esta colección fue añadida al Registro Memoria del Mundo de México, reconocido por la Unesco.

La iniciativa nació en 1959 por iniciativa de Efrén del Pozo en Radio UNAM. Más tarde, se decidió subdividir el proyecto en las siguientes series:

- Serie Literatura mexicana (obra de autores muertos)
- Serie Testimonios políticos
- Serie Música nueva
- Serie Folklore
- Serie Universitarios
- Serie Música para la escena

Posteriormente la colección quedaría subdividida sólo en Voz viva de México y Voz viva de América Latina, al solicitar la Unión de Universidades de América Latina a la UNAM que los registros se ampliaran a autores y autoras latinoamericanas. Ello permitió grabar textos de José Martí, Rubén Darío, Pablo Neruda o Julio Cortázar. A 2010 fueron editados 164 títulos en discos de vinilo y 170 discos compactos, de los cuales muchos fueron reediciones de las ediciones en vinilo. En 2014 la UNAM firmó un convenio con el Instituto Cervantes para que esta institución incorpore la colección a sus acervos digitales.


Repertorio:

1. El Siquisirí
2. El Carpintero Viejo
3. El Fandanguito
4. Décimas del Millón
5. Los Pollos
6. El Cascabel
7. La Rama
8. El Toro Sacamandú
9. La Tarasca
10. Décimas del Animalito
11. La Sarna
12. El Buscapiés


miércoles, 11 de mayo de 2016

Conjunto Tlacotalpan (1981)



En 1973, para llegar a Tlacotalpan el río Papaloapan se cruzaba en panga. Esa embarcación como plataforma para transportar automóviles, autobuses de pasajeros, tractores y demás vehículos. La panga era toda una aventura. En cada viaje tenía uno la impresión de que los cables de acero que la guiaban, estaban a punto de romperse. El último cruce se hacía al atardecer. Entonces, aquellos destartalados autobuses llegaban escandalosamente a una pequeña población, cuyo alumbrado público se limitaba a unas pocas cuadras del centro. Eso hacía que en Tlacotalpan las noches estrelladas lucieran particularmente hermosas y nostálgicas. Todo era humedad y el aire se enmohecía de recuerdos.


Por esas fechas, la tradición musical jarocha local estaba muy relegada : no había fandango y los sones prácticamente no se escuchaban. Solamente existía el Conjunto Tlacotalpan dirigido por don José Aguirre Vera, “Biscola”. El Conjunto Tlacotalpan lo formaban además de don José, su hijo Andrés Aguirre Chacha a la jarana y Evaristo Silva Reyes “Varo” al pandero, después se integraría Cirilo Promotor Decena; más tarde galardonado con un premio Nacional. Este grupo viajó por muchos lugares de México y el extranjero, llevando la palabra y la música del son jarocho por el mundo. Así pasaron más de dos décadas hasta que Biscola murió y el conjunto se desbarató, dejando un hueco difícil de llenar.


Les compartimos este disco LP, realizado por Federico Arana en 1981, bajo la Serie Folklore Latinoamericano No. 24 del sello RCA. Ya antes se había compartido aquí, tomado del sitio de Ana Zarina Palafox con baja resolución.

Intérpretes:
Andrés Aguirre Chacha, arpa
Cirilo Promotor Decena, requinto
José Aguirre Vera, jarana
Evaristo Silva Vera, pandero

Repertorio:
1. Los Pollos
2. Los Enanos
3. El Fandanguito
4. El Buscapiés
5. El Borracho
6. Los Arrieros
7. La Tarasca
8. Los Panaderos
9. El Conejo

A zapatear!

lunes, 9 de mayo de 2016

Conjunto Carácuaro de Heriberto Padilla - Sones y Gustos de Michoacán (1968) - REPOST


Esta es una reposición ("repost") de un disco que compartió Ana hace ya unos años aquí.

Ella lo tomó del sitio de Ana Zarina Palafox: Sitio.

Sin embargo, la resolución es bastante baja en los archivos MP3 compartidos. El disco me gustó mucho y me di a la tarea de buscar este LP... hasta que lo encontré.

Para marcar mi regreso a este blog en este 2016, digitalicé el disco para disfrutarlo en todo su esplendor. La mala noticia es que es monofónico, pero eso no le quita ni un ápice al virtuosismo demostrado por este grupo en esta grabación.



Cito lo que viene registrado en la parte de atrás del LP:

"De aquel rincón poco conocido del sur de Michoacán, en donde el clima acogedor se apareja con el calor de sus sones, presentamos las magistrales interpretaciones del Trío Carácuaro.
Desde la Costa Chica de Guerrero, del centro de Michoacán y del lejano Veracruz, han filtrado influencias musicales hasta esta región cultural, que abarca desde Arcelia y Ciudad Altamirano, del Estado de Guerrero, hasta las poblaciones colindantes michoacanas de Huetamo, Carácuaro y Curungueo, en donde la recia personalidad de los nativos las fundieron en una música suya propia, de carácter bien definido. Uno o dos violines, la jarana o la guitarra sexta, una tarola rústica y, a veces, un contrabajo, forman el tejido denso, complejo y excitante de estos hermosos sones zapateados instrumentales y gustos cantados.

Notables son las ejecuciones violinísticas, de una fogosidad, precisión y velocidad que podrían envidiar algunos solistas del género clásico. También los guitarristas, desdeñando el capodastro, utilizan todo el diapasón de la guitarra, alternando sus melodías en contrapunto con los violines, con rutilantes rasgueos que compiten con los ritmos del tambor.
Toda una escuela de violinistas y músicos de este género fue formada durante la primeras décadas de este siglo por una figura casi legendaria, un indígena guerrerense, llamado Isaías Salmerón, cuya maestría del instrumento debería de haber sobrepasado todo lo conocido entre los violinistas regionales de nuestros tiempos, juzgando por sus alumnos que encabezan los conjuntos actuales de este tipo. El Trío Carácuaro, que interpreta la música en este disco, nos comunica todos los matices de los gustos románticos, el sentimiento patrio del Gusto Federal, dedicado al Benemérito de las Américas, y el calor de los intrincados y veloces zapateados."

Lado 1
1. El Gusto Federal
2. Tortolita
3. El Grosero
4. La Conchita
5. El Tecolote

Lado 2
1. Maracumbé Michoacano
2. Dime Morenita
3. El Sonso
4. El Mastuerzo
5. La Rabia

Disfrútenlo!