viernes, 25 de febrero de 2011

Conjunto de Arpa Grande Arpex - ¡Tierra Caliente! (2006)



Tierra Caliente, una región cálida y llana de Michoacán, el estado Mexicano del occidente, es rica en cultivos de pepinos, limas, algodón, arroz, melones y muchos otros productos agrícolas. La unidad económica y geográfica de la cuenca del Río Tepalcatepec ha contribuido a su unidad cultural. Los pobladores de sus ciudades más importantes -Nueva Italia de Ruiz, Apatzingán de la Constitución, Buenavista Tomatlán, Tepalcatepec, Coalcomán, Aguililla y Tumbiscatío de Ruiz-se identifican con el toponímico de calenteños. La Tierra Caliente de Michoacán (diferenciada de la tierra caliente del vecino estado de Guerrero, hogar de los calentanos) es cuna de uno de los secretos musicales mejor guardados: la vivaz, históricamente arraigada y floreciente música de conjunto de arpa grande. La mayoría de estudiosos sostienen que el estilo musical de la Tierra Caliente surgió alrededor de 1700, cuando los mestizos que se establecieron en la región transmitieron o crearon composiciones originales derivadas de las formas musicales españolas.


Durante el siglo XIX, estas piezas fueron denominadas sonecitos de la tierra. La historia, la cultura y la música tradicionales de la Tierra Caliente tienen mucho en común con las de las regiones vecinas del sur de Jalisco y Colima. Numerosos informes escritos alrededor de comienzos del siglo XX mencionan bailes que se realizaban al aire libre en la Tierra Caliente y Jalisco, denominados mariaches o fandangos. Estos se celebraban en los pueblos de las áreas rurales y eran acompañados por música "rústica" interpretada por instrumentos de cuerda. Los más utilizados eran el arpa, la guitarra y el violín. Luego, en la primera mitad del siglo XX, el mariachi comenzó a designar un tipo de conjunto musical evolucionado que se identificó con Jalisco, a la vez que se añadieron a la instrumentación trompetas, violines adicionales y guitarras de seis cuerdas. El mariachi se convirtió en un tipo urbano de música "campirana" a la vez que se fue adaptando a su nuevo papel, comercializado por las industrias musical y cinematográfica. Mientras tanto, el primo rural del mariachi, el conjunto de arpa grande, se quedó en casa, fuera del objetivo comercial, tocando como siempre lo había hecho para bodas, bautizos, cumpleaños, funerales y otros eventos locales. Como música comercial, el grupo de mariachi, popular en todo México, incluyendo a Michoacán, representaba una competencia seria y eclipsó en algún sentido al conjunto de arpa. Muchos músicos de la Tierra Caliente abandonaron la práctica de su música nativa para favorecer el trabajo más lucrativo de los mariachis. El conjunto de arpa grande, sin embargo, no murió, sino que incluso ha experimentado un resurgimiento, particularmente durante las últimas décadas del siglo XX.


El típico conjunto de arpa grande (o conjunto de arpa, como muchos lugareños lo llaman) se compone de cinco instrumentos. El que le da el nombre al grupo, el arpa grande, es un arpa de 37 cuerdas (número que puede variar levemente) con una altura de cinco pies, y que se apoya sobre el hombro del intérprete que se mantiene de pie. Comúnmente el músico toca la línea de bajo pulsando las cuerdas más graves con su mano izquierda, y la melodía o el relleno armónico haciendo sonar las cuerdas más agudas con su mano derecha. La caja de resonancia está construida de varias tablas de cedro tropical o conglomerado de forma curva, con el lado abierto recubierto por un resonador plano de madera de pinabete. La tabla de resonancia tiene cuatro perforaciones, las que dirigen el sonido hacia delante. Las cuerdas se afinan a la escala diatónica - las "teclas blancas" del piano, sin las cromáticas. Con frecuencia el arpista utiliza una correa para asegurar el instrumento a su propio cinturón, evitando que el arpa se vaya de lado, mientras pulsa las cuerdas graves con fuerza considerable a fin de producir un buen volumen. Dos guitarras regionales proporcionan un marco rítmico y acórdico para los cantantes u otros instrumentistas. Una es la vihuela, guitarra de cinco cuerdas con el dorso convexo y vertebrado. Se afina La-Re-Sol-Si-Mi, y la digitación es similar a la de una guitarra corriente de seis cuerdas, sólo que sin la cuerda de Mi grave. La vihuela que se utiliza en el conjunto de arpa puede tener el mismo tamaño y forma que la que se incluye en el conjunto de mariachi, pero la mayoría de los intérpretes prefieren la más pequeña, característica del conjunto de arpa, la cual produce un sonido más liviano. La otra guitarra utilizada es la guitarra de golpe (también llamada jarana o simplemente guitarra), una guitarra más grave y de dorso plano. Su afinación principal es Sol-Do-Mi-La-Re, aunque muchos ejecutantes prefieren una afinación parecida a la de la vihuela, para evitar tener que aprenderse otro juego de digitaciones. La guitarra de golpe tiene una caja de resonancia más honda y un timbre resonante. Ambos instrumentos se elaboran comúnmente de madera de cedro tropical con tapa de pinabete, y son interpretados rasgueados, no punteados. Las cuerdas son más cortas que las de la guitarra regular, y esto les proporciona un sonido más vigoroso, claro y percutivo. El ideal de la mayoría de grupos profesionales modernos es sincronizar los rasgueos para producir un sonido pulido, dinámico y uniforme. Dos violines interpretan las introducciones melódicas, los in terludios y los adornos (ornamentos a la melodía del canto), usualmente en terceras o sextas paralelas. El estilo violinístico de la Tierra Caliente utiliza el mínimo vibrato y glissandos cortos (sobones), los cuales le dan a la melodía una cualidad flúida. En el conjunto de arpa moderno, la improvisación en el violin es limitada, excepto cuando el violinista necesita crear adornos en el momento porque alguna pieza se toca sin un arreglo fijo. La mayor parte de la interpretación en el violín se limita a las primeras posiciones, con escasas excursiones al rango más alto.


Muchos escuchas se sorprenden por el estilo de cantar calenteño, el cual a menudo se emite en un rango tan alto que parece imposible para las voces masculinas. Tener al menos un cantante con voz extremadamente aguda es un capital importante para un conjunto de arpa profesional, y los cantantes más capaces cultivan un rango vocal muy agudo desde su niñez. El tamboreo es otra dimensión importante del sonido del conjunto de arpa. Uno de los guitarristas o violinistas, u otra persona que esté de pie, se arrodilla junto al arpa y golpea la tabla del frente de la caja de resonancia con los dedos de sus manos abiertas. El tamboreo sigue de cerca los ritmos de la línea melódica, apoyándola con ritmos paralelos y la adorna con patrones más densos, redobles y varios tipos de palmadas . También denominada tamboreada, esta percusión se utiliza exclusivamente en sones. Puede ser muy compleja, y algunos observadores la han apreciado como virtuosa .



Conjunto de Arpa Grande Arpex - ¡Tierra Caliente! (2006)

Repertorio:

1. Espinas del Alma canción ranchera
Las voces de los hermanos Valdovinos, Javier y Rafael, se destacan en esta apreciada canción ranchera. Las armonizaciones agudas de Rafael son sin duda las favoritas de los aficionados a Arpex.

2 . El Huilotero valona

Siguiendo la estructura y el espíritu típicos de la valona, esta cómica composición, impregnada de doble sentido erótico cuenta de un hombre que, al no tener trabajo a causa del colapso del peso mexicano, decide ir a cazar palomas. Regresa con una huilota (el término local para paloma) que se convierte en objeto de admiración de las damas del lugar, quienes la quieren comprar. Él responde educadamente que la está guardando para su esposa.

3 . El Perro son

Este son clásico tiene una melodía vocal en dos partes: primero un segmento más variable y a continuación uno más estable, con carácter de estribillo. Un son que tenga un estribillo poético cantado y un ritmo rápido y sostenido es llamado a veces son abajeño, refiriéndose a la vecina región de Jalisco. Puede haberse originado en aquella región, o puede referirse a un estilo compartido por ambas regiones. Las líneas repetidas de la letra son típicas de este tipo de son. El tamboreo adorna la melodía y la estructura de la pieza con sus ornamentos rítmicos y las diferentes sonoridades producidas con las manos.

4 . El Son de Sánchez son moderno

Miguel Prado y Arnoldo Galván compusieron esta pieza en ritmo de son, aunque su forma se parece más a una canción ranchera.

5 . Vuela, paloma canción ranchera

En esta auténtica canción ranchera muy conocida, el cantante le pide a una paloma que vuele llevándole un mensaje a su amada; él pronto regresará y nunca más la dejará.

6 . La Recién Casada son

Con su estructura de copla y estribillo, de ritmo enérgico, este antiguo son muestra similaridades estilísticas con el son abajeño de la región cercana del Bajío de Jalisco.

7. La Godornia minuete

En la Tierra Caliente y regiones aledañas, se entiende el minuete como una pieza tradicional compuesta para ser interpretada en una Iglesia Católica, o en ocasiones litúrgicas. Típicamente, es un son instrumental, sin letra. Godornia (o godorna) es la palabra local que significa codorniz.

8. Paseando por Michoacán son moderno

Miguel Prado escribió esta canción como tributo a su estado natal. La narrativa cuenta la historia de la búsqueda del amor en un recorrido de conocidas ciudades michoacanas. Esta composición creativa de Miguel añade bruscos cambios métricos al estilo tradicional del son.

9 . El Gallito Giro canción ranchera

En esta canción ranchera, un orgulloso gallo de pelea presume de su talento con las damas, pero a la vez admite su debilidad en el amor. Aquí se demuestra una de las grandes virtudes de Arpex: las agudas y penetrantes voces de Javier y Rafael Valdovinos.

10 . El Pasajero son calenteño

El dinámico ritmo de este son y el agudo jananeo en el estribillo (ti ra la la lay, tira la la lay, la la la la) lo marcan con la señal del estilo del son de la Tierra Caliente.

11. La Renca valona

En el repertorio tradicional no existe una valona más popular que "La Renca." Un hombre relata como se enamora y se casa con una mujer renga. Cuando ella lo descubre dándole serenata a otra mujer, lo castiga a golpes. Miguel Prado destaca que la tradición le ha asignado a cada valona un son determinado para finalizar la pieza. En este caso, es un trozo del son "El Xúchitl".

12. Yo Quiero a Maria canción ranchera

La dolorosa añoranza de un amor no correspondido es el tema central de las canciones rancheras. Las armonizaciones sin vibrato, agudas, a dos voces, de los hermanos Valdovinos dan vida al canto ideal de la ranchera de Tierra Caliente.

13. El Jarabe Ranchero jarabe

La combinación de un aire en metro ternario y ligero, un mosaico de secciones melódicas, dos breves segmentos vocales más lentos, y un florido final distinguen el antiguo jarabe tradicional de los sones en el repertorio calenteño.

14. ¡Ay, Qué Alta Viene la Luna! canción ranchera

En el estilo típico del animado metro binario de la ranchera, los hermanos Valdovinos cantan una canción de amor, simple en estructura e intención.

15 . Son del Ranchero son

En el presente son, el estilo abajeño se marca aún más que en el track 3. La pieza tiene un consistente estribillo con texto cantado, y la frase instrumental del final, típica del son regional, es parecida aunque diferente de la fórmula que comúnmente se interpreta en los conjuntos de mariachi para terminar la mayoría de sones.

16. Linda Chiquilla canción ranchera

Esta ranchera en tiempo binario, cantada por los hermanos Valdovinos, cuenta una simple historia de un hombre enamorado de una jovencita, y termina con una despedida.

17. Son del Veinte son calenteño

Con su estribillo de jananeo y su ritmo rápido, este son calenteño clásico se ubica exactamente en la forma y estilo de la Tierra Caliente. Le da oportunidad a Rafael Valdovinos para lucir su voz extraordinariamente aguda.

Haber escuchado este disco y leyendo el material incluido en el librillo, me dió la oportunidad de aprender y apreciar mejor este hermoso género musical de nuestro México.

martes, 22 de febrero de 2011

Miguel León Portilla, orgullo de México

Hoy cumple años Don Miguel León Portilla, traductor, antropólogo, historiador y un largo etcétera. Una alegría tener todavía a este señor.  Ha dedicado su vida al estudio del pensamiento y lengua indígenas, y a la defensa y revaloración del idioma nahuátl que hoy sigue vivo y es hablado por millones de mexicanos, todos deberíamos leer alguna vez alguno de sus libros, sus hermosas traducciones de la poesía de Nezahualcoyólt, junto con las del maestro Angel María Garibay.



 El Economista publica esta semblaza, con motivo de sus 85 años.

Miguel León Portilla festeja sus 85 años

" Nombrado el año pasado “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Complutense de Madrid, España, galardón que se suma a una larga lista de reconocimientos por su frutífera trayectoria, el historiador mexicano Miguel León-Portilla festejará mañana 85 años de vida.
Dicho galardón fue concedido al investigador mexicano en reconocimiento a sus estudios sobre la cultura mesoamericana y sus méritos a favor del conocimiento, difusión y defensa de las lenguas y derechos de los pueblos indígenas.
En total, León-Portilla ha sido investido con el “Honoris Causa” en 16 ocasiones: en 1980 por la Southern Methodist University, en Dallas, Texas; en 1987 por la Universidad de Tel Aviv; en 1990 por la Université Toulouse Le Mirail, Francia, Toulouse y en 1994 por la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz (Bolivia).
Así como por la Universidad de Colima (1994), Brown University, Providence, Rhode Island (1996), la Universidad Nacional Autónoma de México (1998), la Universidad Carolina de Praga (2000), la San Diego State University (2002), la Universidad Iberoamericana (2002).
La Pontificia Universidad Católica del Perú (2003), la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (2007), la Universidad Autónoma Metropolitana UAM, México, (2009) y la Universidad de Guadalajara (2010).
León-Portilla, quien nació el 22 de febrero de 1926, en la Ciudad de México, siempre ha mostrado su interés por los pueblos prehispánicos de México, por lo que influyó para que su formación estuviera acaparada por la historia.
Estudió en la Universidad de Loyola en los Angeles California, en donde obtuvo un grado en artes en 1951, complementando éste con la filosofía, materia que cursó en la Universidad NNacional Autónoma de México (UNAM), de la que se tituló como doctor en 1956.
Atraído por la lengua náhuatl, el también antropólogo, ha interpretado y publicado diversas recopilaciones en este dialecto, de ahí que su tesis haya tratado sobre “La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes”.
Asiduo difusor de la literatura escrita con este lenguaje, ha encabezado varios movimientos para revaluar y entender la que aún sigue siendo la lengua materna de aproximadamente 1.5 millones de habitantes.
Derivado de esa pasión, ha impartido cátedra en la Facultad de Filosofía y Letras en la UNAM; ha sido miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, 1962; de la Academia Mexicana de la Historia, 1969; del Colegio Nacional, 1971; y de la Junta de Gobierno de la UNAM, de la que también es investigador.
Como director ha presidido el Instituto Indigenista Interamericano en el periodo de 1960 a 1966, el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM de 1966 a 1976.
Su vasto conocimiento de la historia, que abarca el México precolombino, del periodo de la Conquista, y contemporáneo, han hecho que descubriera varios trabajos de estas etapas, como las obras de Fray Bernardino de Sahagún, de quien ha retomado los estudios que hizo de la civilización azteca, y que ha traducido al castellano a petición de autoridades españolas.
Este documento, nunca publicado, versa sobre la “Historia general de las cosas de la Nueva España”, y aunque ya había sido tratada en alemán, el compendio era incompleto.
Pero más allá de ello, las aportaciones que Miguel León-Portilla ha dado a la antropología e historia de este país, han hecho que este investigador sea laureado con premios que edifican y reconocen su trayectoria.
También ha recibido el Premio Internacional Menéndez Pelayo, por la Universidad de Santander en 2001; la Medalla Belisario Domínguez, en 1995, y el Premio Alonso de León, en 1982, tan sólo por citar algunos.
Sus resultados han sido plasmados en diversos libros en los que recopila la trascendencia de las civilizaciones que forjaron la nación, entre los que destacan: “La visión de los vencidos” (1959) “Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares” (2009); “México: muchas lenguas y culturas. Su florecer en un universo de biodiversidad” (2007); “La tinta negra y roja. Antología de poesía náhuatl” (2008) y “Poesía náhuatl” (2006).
Actualmente, es investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), prosiguiendo con la línea de investigación que le ha caracterizado, los estudios antropológicos e históricos. "



Pueden también leer la semblanza que hace El Colegio Nacional.

Como pueden ver la literatura y la música hoy se dan la mano en este blog.

Y por increíble que les suene, si quieren hacer lectores a sus hijos tienen que leer (con ellos, no tan obvio), y la literatura indígena (nahuátl, mixteca y otro largo etcétera), entre otras historias y relatos de la vida cotidiana, está colmada de historias con personajes animales,  que casualmente es lo ideal para los pequeños lectores, y curiosamente no son tan abundantes los libros de literatura indígena para niños, pero les deseo suerte, el CONAFE tiene algunos títulos muy interesantes y creo que ya hemos puesto algún disco del CONAFE en el blog, o es otro de los grandes temas pendientes.

Y es que al final la literatura y la música son expresiones de nuestra cultura, acerquénse a los libros de don Miguel León Portilla. Que hoy celebra años y nosotros lo festejamos también en este blog.

domingo, 20 de febrero de 2011

Banda Regional Mixe - Re:Mixes (2009)


En Tlahiutoltepec, sierra mixe, como en muchos pueblos de Oaxaca, la Música es inherente a la vida; está presente en cada evento social de relevancia (bodas, defunciones, bautizos, celebraciones, litúrgicas, etc.) y al igual que la educación primaria o secundaria, es parte integral de la formación humana, al grado de convertirla en una segunda lengua que como puerta abierta, establece vínculos con otros pueblos y otra culturas.

La música de la comunidad mixe, como elemento de identidad cultural, transforma y se modifica continuamente, manteniendo e incorporando por generaciones aquello que estima valioso y eliminando de manera natural las expresiones que dejan de tener significado y utilidad. Este fenómeno, visible en la implementación de nuevos instrumentos y en la transofmación del repertorio, está presente en este disco de la Banda Regional Mixe ("BRM"), producto de un trabajo de experimentación donde el sonido de la banda tradicional, adopta nuevos timbres y nuevas formas para reinterpretar la herencia musicale de las generaciones anteriores e infundir vitalidad a su extensa tradición musical.



La BRM cuenta con 16 músicos, -hombres y mujeres jóvenes en su mayoría, todos estudiantes en el sistema de Bachillerato Integral Comunitario-, representa mucho de la riqueza tradicional de la región Mixe, así como del potencial de la identidad cultural en la creación de nuevos discursos musicales. Bajo la batuta de su director la BRM ha logrado fusionar los rítmicos sonidos de los jarabes regionales con diversas secuelas sonaras del mundo como el jazz y la música balcánica, esto convierte a la banda en un ensamble único en su género, pues a través de la convivencia se dedican a crear composiciones musicales a partir de un trabajo de improvisaciones con el reconocido músico de vanguardia Steven Brown, quien se ha convertido en uno de los principales impulsores de este proyecto. Lo que hace diferente el sonido de esta agrupación es la mezcla de otros ritmos que vienen a enriquecer la cultura musical de los jóvenes intérpretes, músicos que interesados en el jazz y el rock logran emanar melódicas composiciones que llegan a sensibilizar a todos aquellos que han tenido la oportunidad de escucharlos y experimentan una nueva forma de disfrutar la música tradicional. La banda rompe con la línea folclórica en la que se ha encasillado a la música tradicional de nuestro estado. Para los más conservadores, el sonido de la banda pudiera parecerles una falta de respeto al repertorio tradicional de los Mixes, sin embargo, el grupo concentra la esencia cultural en cada una de sus canciones, prueba de ello puede ser apreciado en esta producción titulada “Re-mixe”, disco en el que, además de Steven Brown, colabora el guitarrista Julio García.


Re:Mixes Banda Regional Mixe / Música para bailar y soñar

por: Oscar Adad

Definitivamente este no es un disco común, si bien los mixes son conocidos por su gran cantidad de bandas y fuerte arraigo musical, este álbum muestra un acercamiento totalmente distinto y enriquecedor a su música.

El material llama la atención por diversos motivos: la complicidad de Steven Brown (Tuxedomoon, Nine Rain) en la concepción del proyecto; el hecho de que existen composiciones originales en el repertorio y, finalmente, la exposición de la BRM (originaria del pueblo de Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe y conformada por jóvenes estudiantes en el Sistema de Bachillerato Integral Comunitario) con la banda rumana Mahala Rai Sound System.

La participación de Steven Brown como productor artístico del álbum podría sonar extraña si se toma en consideración que el estadounidense es conocido principalmente por su trabajo en la legendaria agrupación Tuxedomoon, la cual es un referente obligado dentro de la música electrónica y el rock de los años 80. Sin embargo, Brown ya había mostrado un particular interés por la cultura mexicana y sus sonidos, tan es así que desde hace más de 10 años radica en nuestro país y da vida al proyecto multicultural Nine Rain, que involucra el rock, la improvisación, la electrónica y la música popular mexicana.

Con este panorama Steven Brown y sus socios, Hermenegildo Rojas y Julio García, apoyados por el CONACULTA y la Comisión de Cultura de la LX Legislatura de la Cámara de Diputados echan a andar talleres y a componer con los jóvenes mixes. “Las metas del apoyo financiero que tuvimos en parte fueron para la compra de instrumentos; exponer a los jóvenes a otras músicas del mundo para crear nuevas piezas con la misma instrumentación que ellos utilizan, pero sobre todo para incentivar en ellos la necesidad de componer e improvisar”, apunta Brown en las notas del disco.

Y es que el álbum cuenta con 11 temas firmados por la BRM, Julio García, Leovigildo Martínez y el propio Steven Brown (quien además introdujo la pieza “La Gracia Del Caedor”, compuesta originalmente para una coreografía de Thierry Smits), donde la tradición está profundamente arraigada, pero también la búsqueda de otras posibilidades estéticas, influencias de diversas músicas y, ante todo, un carácter festivo que en conjunto da a la obra contundencia y personalidad. “Me parece muy importante el papel en el que ellos (los mixes) se colocan como músicos porque ya no son sólo intérpretes de una partitura, sino que ahora ellos mismos pueden escribir la música que quieren tocar, explorar sonoridades y de alguna manera llegar a un resultado producto de su misma creatividad”, dice el profesor Julio García en entrevista contenida en el DVD.

Por otro lado, y a iniciativa de Carlos Becerra (productor ejecutivo), se invitó a la reconocida banda rumana Mahala Rai Sound System -que trabaja sobre la música popular de su país, reggae, rumba catalana y pop oriental- para un concierto en conjunto con la BRM. La presentación se llevó a cabo en el Museo del Ferrocarril Mexicano del Sur de la Ciudad de Oaxaca. Los dos combos hicieron lo propio por separado para finalizar juntos en el escenario: una verdadera bomba a la pista de baile. El concierto está parcialmente documentado tanto en el cd como en el dvd.

Finalmente los planes de Steven Brown para la BRM son ambiciosos. “La propuesta es proyectar a estos jóvenes músicos fuera de su lugar de origen, presumir sus talentos al mundo entero”, comenta. Por tal razón Re:Mixes es más allá que un disco, es un proyecto educativo y estético de grandes alcances donde la tradición oral, la academia, lo ancestral y lo contemporáno entretejen un diálogo constante en favor de la creatividad.

No hay duda que al ver y escuchar el material sólo se puede estar de acuerdo con Brown cuando dice que “es música para bailar y soñar”.

*Artículo publicado en el suplemento cultural Letra Viva del periódico El Imparcial de Oaxaca. Noviembre 2009


Banda Regional Mixe - Re:Mixes (2009)


Repertorio:

1. Etiqueta Telefónica
2. Pitsy Tyiujts
3. Jatu'uk Noviembre
4. Conquista
5. Che Vecino
6. Stevenson
7. Verano
8. Viaje de Konk
9. La Gracia del Caedor
10. Viu Konk
11. Los Huenches
12. Conquista
13. Aires Mixtecos

Leyendo las reseñas me animé a comprar este disco y realmente no me arrepiento, es extraordinario y muy diferente... Un sonido que te transporta a un mundo imaginario y surrealista como sus máscaras. Disfrútenlo! Y si les gusta... cómprenlo.

viernes, 18 de febrero de 2011

Trío Tamalín - Ecos de la Huasteca: Huapangos y Décimas (2004)


El Trío Tamalín se integra en 1988, toman tal nombre del pueblo de donde son oriundos. Tamalín, en lengua náhuatl siginifica flor torcida, y cuentan los lugareños que hace mucho tiempo en este lugar de daba esta flor. Se encuentra ubicado en el norte del Estado veracruzano, en el seno de la región huasteca. Cada uno de los integrantes del trio, heredaron la tradición del son huasteco desde temprana edad, ya que sus padres al acudir a los fandangos, sin ser la intención, los niños fueron interesándose y aprendiendo la ejecución de los instrumentos huastecos.

Con el paso del tiempo y la experiencia de buenos músicos, han aprovechado la belleza natural de la región para componer nuevos temas y con ello rescatar y difundir el huapango. Angélico, Gabino y Santiago, cada uno por su lado se dedicaban a tocar "sones de costumbre", en fiestas particulares o reuniones familiares. A iniciativa de Angélico es que deciden integrarse como tal y empiezan a salir a tocadas teniendo siempre buena aceptación entre el público que los escuchaba.

Recibieron el premio de primer lugar por ejecución tradicional, en la Fiesta del Huapango, en Amatlán, Ver. en 1990, sitio que ya se denomina con toda justicia, "La capital del huapango". En 2003 recibe otro premio en el mismo lugar.

Repertorio:

1. Las Flores

2. La Petenera

3. Mi Orgullo Huasteco

4. Mi Lindo Tampico

5. La Malagueña

6. El Mil Amores

7. La Antonia

8. La Rosa

9. El Flamboyán

10. Las Conchitas

11. El Huasteco

12. La Presumida

13. El Apasionado

14. El Huasteco Enamorado

15. El Sembrado Huasteco

16. El Llorar

17. El Zacahuil


Uno de los aspectos que resaltan es el sonido del trío: Su estilo es castizo, genuino, tradicional. Son músicos que mamaron allí la música, en Tamalín, en plena Huasteca, y ahí mismo la vierten, desde ahí la proyectan a todos los sitios donde han tocado. Destacan las voces de Gabino (Jarana, primera voz) y Angélico (violín, segunda voz) que al darle su sello personal, hacen de este trío uno de los más significativos de la región. "Ecos de la Huasteca" incluye una buena selección de temas que nos brindad ecos de esa hermosa tierra: Su esencia, su magia y sus prodigios. Es una buena mezcla de temas conocidos y otros más bien desconocidos así como aportaciones del grupo.

Disfrútenlo!

sábado, 12 de febrero de 2011

Guugu Huíini - Sáa Guíidxi Layúu (Son de la Tierra, 2004)


La música autóctona de los pueblos del Istmo se sintetiza en tres instrumentos elaborados esencialmente con materiales tomados de la naturaleza: el carrizo, convertido en flauta de armónica dulzura; el caparazón de tortuga percutido con cuernos de ciervo joven, y el tambor construido con un tronco hueco con membranas de piel en sus extremos, percutido con dos varas o palos tallados. La sencillez en la elaboración de estos instrumentos de origen prehispánico es resultado del deseo del hombre zapoteco de sentirse y estar en comunión permanente con el gran espíritu de la madre Tierra.

Con su soplo y aliento casi divino convertido en música, el hombre conjuntó, hace ya muchos Siglos, elementos de la tierra (la flauta de carrizo, el tronco de árbol transformado en tambor, los
cuernos y la piel de venado) y un elemento del agua: el caparazón de la tortuga. Unidos producen los sonidos de la Tierra. Los pequeños músicos del grupo Gúugu Huíini son el ejemplo de la niñez zapoteca fundida en una relación umbilical con sus raíces de raza y cultura, pues solamente así pueden explicarse el amor y la pasión de sus ejecuciones. No hay duda que de esto el grupo Gúugu Huíini es pionero. Gocemos los sonidos de la Tierra.

Ezequiel Nuxpia.



Repertorio:

01 - Sáa Béehua Xhiñaá (Son del Guachinango)
02 - Béere Léeje (Danza del Alcaraván)
03 - Báadu Lúu Rii Féeu (Niño de Cara Fea)
04 - Carreta Guiée (Carreta del Convate)
05 - Sáa Mbióoxho Ndáani Guiáa (Enmascarado de Comitancillo)
06 - Catarina Ruungu (Catarina la Bajita)
07 - Guennda Ruyáa Béedxe (Danza del Tigre)
08 - Saa Nisiáaba Née Búupu (Son del Atole con Cacao)
09 - Sáa Píitu Nisiáaba (Son de la Flauta con Preparación del Atole)
10 - Sáa Béere Xhiiga (Son de la Chachalaca)
11 - Gúuze Góola (El Pescador Viejo)
12 - Sáa Lúu Láa (Son de Oaxaca)

Otro de mis descubrimientos en prestigiada librería, que debería tener más acervo de este tipo para que estos hallazgos no fueran obra de la casualidad. Extraordinaria música con sabor zapoteco doblemente valiosa por ser magistralmente ejecutada por un grupo infantil. Me decidí a compartir también el folleto porque realmente inspira y llena de alegría admirar esos rostros sonrientes de los niños que conforman Gúugu Huíini: Música con sabor a barro, sabor a la madre tierra.

Disfrútenlo!

P.D. Olvidé poner la contraseña: Mike

sábado, 5 de febrero de 2011

Fantasía Jarocha (2004)


Husmeando por conocida tienda de libros, encontré este disco que llamó mi atención pues no conocía los grupos "Canto del Pueblo", "Trovadores del Sur", "Zenzontle" y "Ensamble Folklórico de Veracruz" en una co-producción de la Secretaría de Educación y Cultura del Estado de Veracruz.

Me pareció que sería un disco más de sones jarochos "marisqueros" y realmente fué una agradable sorpresa: Buenas interpretaciones, impecable calidad de grabación (aunque muy "centrada", es decir, sin aprovechar cabalmente el sonido estereo y con no muy buena equalización), con buena selección de sones. Sobresale por diferente el uso del guitarrón por parte de "Canto del Pueblo". Personalmente me agrada el uso de un tololoche en la música jarocha, como lo hace Don Fallo en el grupo Siquisirí. En este caso el guitarrón no se oye nada mal, complementando los sonidos agudos y medios de las jaranas y el arpa.

En resumen, un disco muy recomendable.

Repertorio:

1. A Orillas del Papaloapan (Trovadores del Sur)
2. El Cupido (Canto del Pueblo)
3. Estampa Jarocha (Zenzontle)
4. La Bruja (Ensable Folklórico de Veracruz)
5. El Jaquetón (Canto del Pueblo)
6. El Jarocho (Trovadores del Sur)
7. El Huateque (Zenzontle)
8. Las Cocineras (Ensamble Folklórico de Veracruz)
9. El Palomo (Canto del Pueblo)
10. La Indita (Trovadores del Sur)
11. Los Pollos (Zenzontle)
12. El Chuchumbé (Ensamble Folklórico de Veracruz)
13. La Candela (Canto del Pueblo)
14. La Tuza (Trovadores del Sur)
15. La Equivocación (Zenzontle)
16. El Colás (Ensamble Folklórico de Veracruz)

Ojalá les guste.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Grupo Siembra - Geografía Musical de México Vol. 2 (1999)


De la diversidad cultural que hay en México, surgen a la vida un sin número de expresiones artísticas, de entre las cuales la música emerge como el lenguaje de los artistas regionales y también como el puente maravilloso entre el pasado y el presente. Así, los géneros musicales mas antiguos se ven reproducidos como una muestra de cultura de nuestros antepasados y enriquecidos por el universo rítmico que brota de la fusión histórica y sensorial de las culturas de tres continentes: América, Europa y Africa.

En nuestro país este intercambio, dió origen al género musical que nos representa a nivel internacional: el Son. De este género. musical han surgido muchos otros de acuerdo a la idiosincracia de los habitantes de cada estado y cada region de la república mexicana. Algunos de ellos como el son jarocho, son huasteco y el son de mariachi, son reconocidos nacional e internacionalmente, aunque en México también existen el son arribeño, el son planeco, el son tarima, son de tierra caliente, son istmeño, los sones zapateados, que son creados por algunos indígenas o mestizos; el jarabe que es un conjunto de sones, la polka, la jarana, el chotís, la redova, el vals, la mazurka, la chilena, el gusto y la música ritual, que juntos dan origen a la enorme geografía musical mexicana, que se interpreta con una dotación instrumental que muestra su diversidad la fusion cultural; antes mencionada y que nos transporta al universo sonoro de la jarana huasteca, el guitarrón, la quinta huapanquera, la jarana jarocha, la guitarra de son, el violin, la vihuela, la guitarra colorada, la mandolina, la guitarra conchera, la guitarra séptima, el arpa, el bajo sexteto, el requinto, el acordeón, las flautas de barro y de Carrizo, el saxofón, latuba, el trombón, la trompeta, el clarinete, el bombardino, los tambores de doble parche, los tambores de barro, los tambores de agua, los timbales, la tambora, las tarolas, el marimbol, la caja de tapeo, el redoblante, la quijada de burro, los raspadores y la marimba, entre otros.

El maestro Carlos Barajas, investigador comprometido y ejecutante de violin, acordeón requinto y jarana jarochos, marimba, vihuela, arreglista y adaptador del contenido musical de este CD ha viajado con su grupo Siembra a foros nacionales e internacionales, participando como invitados de lagunas de las companies de danza folclórica más importantes de México y representando a nuestro país, en los festivales folclóricos que realizan anualmente en: Francia, Bélgica, España, Dinamarca, Guyana Francesa, Martinica, Nicaragua, Canadá, Estados Unidos, Honduras, Costa Rica, Haití, Colombia, Venezuela, Ecuador y México. Apoyando en esta larga trayectoria en el ámbito de la investigación y el trabajo escénico, el grupo Siembra nos ofrece en este C.D. 19 Temas musicales correspondientes a 17 estados de la república mexicana, Esperando que al igual que nosotros, ustedes lo disfruten.

Angélica Millán.

Repertorio:

1) El apasionado
Son huasteco; Región huasteca, estado de Puebla.
Violín (I), Quinta huapaguera (II), J arana huasteca (IV), Voces (I y IV).

2) Danza del fuego
Danza ritual de concheros; Distrito Federa l.
Flautas de barro (I y VI), Silbato de barro (III), Huéhutl (VII), Teponzatlis (II y V), Ayoyotes (III).

3) Danzas de chinelos
Danza de carnaval; Estado de Morelos.
Clarinete (VI), Saxofones (V), Trompeta (IV), Tambora, Tarola y Plati llos (VII).

4) El buscapiés
Son jarocho; Región jarocha, estado de Veracruz.
Arpas jarocha (V), Requinto jarocho (I), Jaranas jarochas (I y IV), Voces (I y IV).

5) Pichito amoroso
Jarana 6/8; Estado de Campeche.
Clarinetes (VI), Saxofones (V y VI), Trompeta (IV), Bajo e léctrico (III), Timbales y Güiro (I).

6) México típico
Polka; Estado de Nuevo León.
Acordeón de Botones (I), Saxofón (V), Bajo sexto (II), Bajo eléctrico (III), Batería (VII)

7) La Cecilia
Pirecua; Región purhépecha, estado de Michoacán.
Violines (I), Vihuela (II), Trompeta (IV).

8) Danza de parachicos
Danza; Estado de Chiapas.
Marimba (I), Bajo eléctrico (III), Batería (VII), Flauta de carrizo (V)

9) Que re vas te vas
Gusto; Tierra caliente estado de Guerrero.
Violín (I y IV), Guitarra (III), Contrabajo (III), Tamborita (V), Voces (I y IV)

10) Cuanegros
Danzas; Región huasteca, estado de San Luis Potosí.
Violin (I), Quinta huapanguera (II), Jarana huasteca (IV)

11) La revolcada
Polka; Estado de Coahuila.
Acordeón de botones (I), Bajo sexto (II)Bajo eléctrico (II), Batería (VII)

12) Las chiapanecas
Son; Estado de Chiapas.
Marimba (I y X), Contrabajo (VIII), Batería (IX).
)
13) La majagua
Son de potorrico: Estado de Nayarit.
Violines (I y IV), Vihuela (II), Guitarrón (III), Batería (VII).

14) El chaverán
Zapateado; Estado de de Baja California Norte.
Violín (IV), Acordeón de botones (1), Bajo sexto (11), Bajo eléctrico (111), Batería (VII).

15) La bamba
Son jarocho; Región jarocha, estado de Veracruz.
Arpa (IX), Requinto jarocho (X), Jaranas Jarochas (I y VIII), Voces (V, VII y X).

16) Danzas de cuchillos
Danza; Estado de Tlaxcala.
Violín (I), Guitarra (V).

17) La rosita
Son arribeño; Sierra gorda, estado de Querétaro.
Violines (I y IV), Quinta huapanguera, Vihuela y voz (V), Guitarrón (III).

18) La culebra
Son jalisciense; Estado de Jalisco.
Violines (I), Vihuela y Guitarra (II), Guitarrón (III), Trompetas (IV).

19) El bejuquito y el querreque
Sones huastecos; Región huasteca, estado de Veracruz.
Violín (X), Quinta huapanguera (II), Jarana huasteca (VII), Voces (VII y X).

(I) Carlos Barajas
(II) Alejandro Garcia
(III) Alejandro Montaño
(IV) Arturo Bosques
(V) Enrique Hernández
(VI) Jesús Getino
(VII) Gustavo Camarillo
(VIII) Efrén Vargas
(IX) Raúl Reyes
(X) Alejandro Flores

Disfrútenlo! Y si les gusta, cómprenlo

Grupo Siembra - Geografía Musical de México Vol. 1 (1999)



La música tradicional mexicana es aquélla que identifica a los grupos sociales (étnicos, mestizos y rurales) que habitan el territorio nacional. Los géneros musicales que se manifiestan en nuestro país, surgen de la fusión cultural de tres continentes, Africa, Europa y América. Por esta razón el universo rítmico y melódico de la música tradicional mexicana, ofrece tal diversidad sonora a partir de una dotación instrumental, que abarca desde las percuciones de tronco socavado, hasta los mas finos violines, pasando desde juego por saxofones, tubas, clarinetes, flautas transversales y de carrizo, jaranas socavadas de cedro rojo o pino, guitarrón quinta huapanguera, redoba, tambora, timbal, ocarinas, requinto, arpas de diversos tamaños, marimba marimbol, caja de tapeo, armónica, guitarra de golpe, guitarra de son, tambores de agua, tambores de doble parche, raspadores de madera y de barro, entre otros. Cada uno de los géneros musicales ha sido adoptado y adaptado por los músicos regionales, para ser reproducidos y ejecutados en las fiestas de orden social y las fiestas patronales, así como en festividades cívicas relacionadas con los antecedentes históricos de los pueblos.

En la Ciudad de México, donde se encuentra el asentamiento social más grande del país, confluyen las tradiciones culturales de los inmigrados nacionales y extranjeros que en ella habitan. Por ésta razón el Grupo Siembra ha trabajado 12 años, bajo la dirección del maestro Carlos Barajas, en la investigación e interpretación de la música tradicional mexicana, y se ha dado a la tarea de recopilar parte de éste bagaje cultural indígena y mestizo, la música que canta, toca y baila el pueblo mexicano, imprimiendo en su trabajo su propio estilo interpretativo, logrando con el, acercarse a escenarios nacionales e internacionales, participando como marco musical de las compañías mas importantes de danza folklórica y asistiendo como invitados a los festivales culturales más relevantes que se realizan en europa: Francia, Bélgica, España, Italia y Dinamarca; en América: Guyana Francesa, Martinica, Haití, Estados Unidos, Canadá, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Ecuador y México.

En este disco podemos apreciar la calidad interpretativa del grupo Siembra y un panorama claro de lo que la polka, el son jarocho, el huapango arribeño, la pirecua, el chotis, la música étnica, el son planeco, el sol abajeño, el son huasteco, el son de tarima, la chilena, el jarabe, la mazurca y muchos géneros musicales más, significan y enriquecen la idiosincracia de un país pluriétnico y maravilloso como México. México tiene 31 estados y un distrito federal; el contenido de este CD abarca varios estados y ofrece 19 temas musicales con adaptación y arreglos del maestro Carlos Barajas.

Angélica Millán.

Repertorio:

1) Llano Grande. Son de Mariachi; Estado de Colima.
2) El hidalguense. Son Huasteco; Región Huasteca, estado de Hidalgo.
3) La zamba chucha. Son de tarima; Tixtla, estado de Guerrero.
4) El palomo. Danza ritual; Sierra tarahumara, estado de Chihuahua.
5) Tamborileros. Son zapateado; Región chontal, estado de Tabasco.
6) El toro zacamandú. Son jarocho; Región jarocha, estado de Veracruz.
7) Lucero de la mañana. Son; Región Mixteca, estado de Oaxaca.
8) El vaiven. Chotis; estado de Durango.
9) El zacamandú. Son huasteco; Región huasteca, estado de Tamaulipas.
10) La puerca. Son planeco; Tierra caliente, estado de Michoacán.
11) Las mujeres que se pintan. Son; estado de Yucatán.
12) El gallito. Son de potorrico; estado de Nayarit.
13) La zandunga. Son Itsmeño; Itsmo de tehuantepec, estado de Oaxaca.
14) Mexicapan. Jarabe; estado de Zacatecas.
15) La virgen tendió su manto. Son arribeño, Sierra gorda, estado de Guanajuato.
16) Aguanieves y zapateado. Son jarocho; región jarocha, estado de Veracruz.
17) El sinaloense. Son; estado de Sinaloa.
18) Aguila blanca. Danza ritual de concheros; estado de México.
19) El zihualteco. Son jalisciense, estado de Jalisco.

Este no es un disco fácil de encontrar, pero si les gusta y se lo encuentran por allí, cómprenlo, vale mucho la pena.

*****
BIENVENIDO MIKE!
Como ya se habrán dado cuenta, con esta entrada inició Mike su colaboración, suceso que enriquece al blog y a nuestra biblioteca de MTM, disfruten las músicas que Mike va a aportar, disfruten sus textos y toda la información que suele acompañarle, gracias Mike y una vez mas, bienvenido!

Ana.